Categorías: Opinión

Vacuna contra la centralización

Primero es la salud. Sin salud no hay economía ni bienestar. Sin embargo, ante el debate sobre si los alcaldes deben comprar vacunas para Covid-19 con recursos municipales, me parece oportuno referirme al modelo de descentralización del estado que está determinado en la Constitución de 1991.

Desde que se estableció un nuevo esquema de descentralización política y administrativa hace 30 años, hemos visto cómo después de avanzar en su primera década, también han sido más de veinte años de retroceso. Ha resultado perverso que se asignen responsabilidades sin la suficiente disposición de recursos para cubrir cabalmente las nuevas responsabilidades. Con un componente malévolo adicional y es el ejercicio de control preventivo que ejerce la Procuraduría General de la Nación que está encima de los entes territoriales para obligarles a cumplir este juego que ha tenido la displicente permisividad y aprobación de sectores conservadores –en sentido literal- del Congreso de la República. El gobierno nacional traslada competencias sin recursos a las entidades territoriales y ahora en un momento tan importante y singular como una pandemia deja escurrir la propuesta de que los alcaldes asuman con los exiguos presupuestos municipales el costo de las vacunas para hacerle frente a la pandemia.

Desde el punto de vista de competencias y responsabilidades históricas en el proceso de descentralización estatal, esta resulta ser una propuesta siniestra y retorcida. Para empezar, sobrevendría una evidente diferencia entre los municipios ricos y los pobres que quedarían rezagados. Alcaldes populistas destinarían recursos para obras a cambio de quedar bien con sus habitantes en una franca emulación politiquera y populista. Los municipios no tienen esta responsabilidad. La salud es un tema que debe garantizar por precepto constitucional el estado Central y me parece un error someter a la población a discutir esta encrucijada. Por supuesto que todos preferimos la salud y la vida, antes que nada, por eso mismo me parece que no hay derecho a jugar así con la dignidad de la gente.

Los partidos políticos están llamados a jugar un papel en estas discusiones. No es correcto jugar solo a formar parte de los gobiernos a cambios de unos puestos y obtener alguna tajada en los presupuestos. El Liberalismo fue promotor de los cambios estructurales en este sentido y que están consagrados en la joven Constitución del 91 y es momento de dar la pelea en este y otros grandes temas nacionales. Amigos Liberales, ¡también necesitamos una vacuna contra la centralización!

DHWeb

Compartir
Publicado por
DHWeb

Entradas recientes

A la hora de pagar las deudas, primero está la vivienda

  En medio de la pandemia, los colombianos dieron prioridad a los pagos de los…

2 horas hace

A los bloqueos se suma el incremento del precio de insumos agrícolas

  Incertidumbre por el incremento de los precios de los insumos que se afectan con…

2 horas hace

Margie sueña con tener su propia cafetería

  Margie Soto Rivera llegó desplazada a Neiva. Hoy, tiene un negocio de buñuelos y…

2 horas hace

Terminal de transportes de Neiva, aunque está abierta no tiene despachos a ningún destino

  Uno de los sectores más afectados desde el pasado miércoles 28 de abril con…

2 horas hace

Detectan por primera vez una invasión de camalote en el río Guadalquivir

  Así lo ha indicado a Efe el profesor de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad…

2 horas hace

Costo de vida creció 0,62% en Neiva

En abril de 2021 la variación mensual del IPC fue 0,59%, la variación año corrido…

3 horas hace