Por Jóse Eustacio Rivera

Cerramos con frustración un año 2020 cargado de desempleo, pobres y muchas enfermedades mentales. Se creería que es normal, que se busque soluciones, responsables y ante todo culpables. Duque venía en decaída de gobernanza, pero ante las condiciones, se le hizo mas difícil gobernar, de resaltar su buen ministro de Salud. Para él y los mandatarios locales se les hizo muy difícil tomar decisiones en medio de la incomprensión ciudadana, será el 2021 un gran reto para la administración pública en general.

 

En medio de los visibles rebrotes de contagios y el número de fallecimientos, sigue en crecimiento el número países que ya vienen anunciando vacunaciones masivas, que nos llenan de optimismo y esperanza. En Colombia si dejan de estandarizar tantos protocolos, podríamos avanzar en una población de más de la mitad vacunada y principalmente a los más vulnerables o con patologías de cuidado.

 

El ministerio de salud debe avanzar con sus directrices estrictas y explicitas, en cuanto los protocolos de vacunación. Que los jueces, las tutelas y demás vías jurídicas salten las hojas de ruta de la institucionalidad de la salud. Si así son las cosas, se podría pensar que en mediados del año estaríamos en una normalidad relativa.

 

Esto requiere de una operación logística de un alto nivel de complejidad, las EPS, laboratorios, clínicas y particulares, se les autorizara comprar, distribuir y aplicar vacunas, así como ocurrió con las pruebas.

 

Hay mitos, miedos y preocupaciones frente el hecho de vacunarse contra el covid – 19. Y se abre un debate entre quienes quieren y no quieren hacerlo. Las redes sociales como siempre suelen ser las enemigas de la pedagogia y el poder hacerlo con seguridad. Antes la pregunta era, ¿para cuándo estará lista la vacuna? Ahora es ¿te vas a vacunar?

 

Aplicárnosla es generar protección propia y de los demas, es evitar la propagación de la pandemia, es evitar nuevas muertes y nuevos afectados. La Organización Mundial de Salud es una institución internacional de salud que tiene los mejores profesionales de la salud, y si tantos meses de demoraron en aprobar su uso en humanos, es que por suficientes razones exiten para contener este virus que llego a cambiarnos la vida.

 

Nuestros hijos, una vez nacen requieren de vacunas para su normal crecimiento, ante la influencia, la malaria, el sarampión, etc. Todas son vacunas que fueron creadas para contrarrestar tales enfermedades. Sabemos de los miedos que se expanden ante el desconocimiento de muchos, pero se es necesario para volver a recuperar la vida que teníamos, hoy la economía y el desarrollo de los pueblos son los mas afectados y necesitamos ser pro activos ante la dinamización de las naciones, dejémonos de tabús, mitos y mentiras sociales que solo generan más miedos colectivos.