En solo 10 meses de 2020 se reportaron 411 hechos de violencia contra líderes sociales en el país, así lo confirmó la Misión de Observación Electoral (MOE) en un informe. Según la entidad, es un numero bastante alto, pues la pandemia impedía que los ciudadanos pudieran salir de sus casas. Además, confirmaron que, luego de que se levantó el confinamiento, el número de muertes aumentó considerablemente.

El informe revela que, en total, 86 funcionarios públicos fueron víctimas de hechos violento: un gobernador, 18 alcaldes, 59 concejales, tres diputados, y cinco ediles. Según la investigación, estas agresiones tienen como finalidad evitar que se siga filtrando información en contra de grupos ilegales, parar evitar el progreso de las sociedades de los diferentes departamentos y ejercer presión contra los Gobiernos locales y el Gobierno Nacional.

Disputas por territorio, es la principal causa de los líderes en Colombia.

“El fenómeno de la violencia contra líderes políticos, sociales y comunales se concentra en los departamentos de Nariño, Cauca, Antioquia, Norte de Santander, La Guajira, Córdoba y Magdalena. Por su parte, de los 137 asesinatos ocurridos en el periodo analizado, el 62 % se perpetraron en zonas con Programas de Desarrollo en Enfoque Territorial (PDE), priorizadas por el Gobierno Nacional”, expresa el informe.

Por su parte, la directora de la MOE, Alejandra Barrios, señaló que una de las regiones donde existe más preocupación de que se sigan presentando asesinatos a líderes sociales es Nariño, pues según ella, en este lugar se ha aumentado gradualmente el narcotráfico y la disputa de territorios por parte de grupos armados ilegales.

Además, el reporte muestra que no solo hay violencia contra líderes, la población en general del departamento ha sufrido por las agresiones de los delincuentes y se ha registrado que jóvenes de grupos indígenas han quedado en medio de las diferentes disputas.

Uno de cada dos agredidos entre junio y octubre fue un líder social.

Según las cifras del informe, los líderes sociales son quienes más vulneraciones han sufrido, el 54,2 % de los hechos han sido contra ellos. Uno de cada dos agredidos entre junio y octubre fue un líder social, además el 63,5 % de las agresiones en su contra fueron asesinatos.

Diferentes líderes en el país

En el informe se registró que no solo existe violencia contra los líderes sociales, sino contra líderes políticos y comunales.

Según Alejandra Barrios, “existen grandes diferencias entre los tipos de agresiones a los diferentes líderes. Mientras con los líderes políticos la tendencia es a disuadir y controlar su labor por medio de las amenazas, en el caso de los líderes sociales y comunales, en la medida que en escenarios de apropiación del territorio por las comunidades que allí habitan no es fácil de destruir con una amenaza, los actores que ejercen esta violencia buscan silenciar las voces como primera opción”, indicó la Misión de Observación Electoral, a través de un comunicado.

Así mismo, se registró que 96 agresiones de las 411 registradas corresponden a violencia contra lideresas sociales, quienes sufrieron el 63.5% de las afectaciones. Según la MOE, el tipo de violencia más recurrente que se ejerce contra lideresas son las amenazas y la persuasión para que abandonen los territorios en donde residen. En cuanto a la violencia contra líderes afro e indígenas, se registró que esta representa el 16% de los hechos registrados.

Así mismo el informe dejó claro que de 164 municipios donde se han presentado hechos de violencia contra líderes políticos, sociales y comunales en lo corrido del año, el 55% de ellos que son en total el 91% de ellos, hay presencia de al menos un grupo armado ilegal y hay disputa de territorios, venta de drogas y reclutamiento de jóvenes para bandas ilegales.