Diario del Huila

Y la justicia en campaña

Abr 2, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Y la justicia en campaña

Por: Amadeo González Triviño

Con ocasión de las elecciones presidenciales que se viven en los actuales momentos, no es extraño que los candidatos hayan vuelto a utilizar la Administración de Justicia para incluirla en su campaña, hasta el punto que se mencione la urgencia de una reforma a la justicia, la que realmente contribuya a los fines esenciales de un Estado de Derecho, como se predica de la carta política que nos rige y que además contribuya a la convivencia y al rescate de las mínimas garantías procesales de los ciudadanos, actualmente en declive, o permanentemente en declive y con gran tendencia a la impunidad, a la injusticia y lo que es peor, a la generación de violencia y más violencia social, como la que hemos vivido hace doscientos años.

Y una reforma a la justicia no se hace con experimentos de procesos virtuales, una reforma a la justicia no se puede hacer con la designación de funcionarios a diestra y siniestra, sino que se requiere como mínimo, un sentido de pertenencia, una dedicación exclusiva, una mirada imparcial, un afán académico por dar lo mejor de sí, y buscar como lo he sostenido muchas veces, mediante un lenguaje sencillo, coloquial y directo, resolver los conflictos, abrir los despachos judiciales y permitir el examen de expedientes y darle calor y valor a la dignidad humana, que tanto hemos perdido, especialmente por el respeto al otro, por el desconocimiento del otro y porque sigue imperando esa tendencia a fallar de cualquier manera, sin apego a la ley o a resolver los conflictos que se dimensionan y se agravan día a día.

Como no evocar la época de la llamada justicia sin rostro, para vivir hoy en día, esa justicia en iguales condiciones por cuanto todo es parte de un distanciamiento que la internet o la virtualidad y es como si desde una cueva o desde un nicho desconocido, se estuviera decidiendo el futuro o la vida de muchos ciudadanos en su relación con los demás, y todo se convierte en un frío parloteo que va y viene y que se concretiza en esas audiencias donde queda el sinsabor de la improvisación, de la incapacidad misma velada de las partes, por redundar en su proyecto, en su propósito, en su derecho, en su pretensión.

La justicia es hoy en día una urgencia y necesita de una reforma. Pero no se puede repetir como se advierte, que vamos a hacer una reforma seria, donde todos estén de acuerdo. Es fundamental que la reforma a la Administración de Justicia, sea de raíz, no como se viene anticipando y se juega con la designación política o de interferencias de los congresistas o de los políticos o de los funcionarios de los altos cargos en el Gobierno, para que procedan a señalar a los Magistrados a elegir, como ha ocurrido de vieja data.

Es fundamental una reforma constitucional donde verdaderamente haya esa separación directa de poderes y que efectivamente cobre vida el presupuesto democrático de que tanto se habla, cuando se pregona que las instituciones son autónomas o que cada una de ellas, tiene capacidad de resolver sus propios conflictos y decidir su propio futuro. Eso es una leguleyada que nadie, nadie acepta y nadie comulga con ella, desde la Fiscalía o desde la Justicia Ordinaria. Que hay intereses que se protegen, que hay formas de proyectar impunidad, no son situaciones que hoy podamos ocultarle al país.

En reciente encuesta nacional sobre los problemas graves de nuestra Colombia, se sindicó en primer lugar a la SALUD, como la primera de ellas, y en segundo lugar, LA JUSTICIA, con todo lo cual, se suma al Ejecutivo y al Congreso, como los grandes garantes de la vigencia de la corrupción en el país, y pare de contar.

La reforma a la Justicia es urgente. Y nadie le quiere poner atención, por los compromisos políticos que aún persisten entre unos y otros. Todos sabemos entre quienes y no vale la pena volver a repetirlo. 

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto