Diario del Huila, Personaje

Por: Juan Manuel Macias Medina

Desde muy pequeña, Andrea Vargas Castillo mostró sus dotes para el estudio, reconoce que desde que inició a estudiar, siempre se propuso ser la mejor, y lo logró. Lo que no sabían sus profesores y compañeros, es que estaban al lado de una joven que muy pronto se convertiría en física de la Universidad Nacional de Colombia, y que años más tarde, sería una de las 100 personas escogidas por la Organización de Naciones Unidas para estudiar Energía Nuclear en Viena, capital de Austria.

“Yo siempre quise ser la mejor en el colegio, me proponía eso como una meta y lo lograba, yo ahí miré que las cosas se me daban y que era buena para el estudio”, indicó Andrea con voz de orgullo, y no es para menos, ser una de las 100 mujeres escogidas por el Organismo Internacional de Energía Atómica de la ONU para realizar estudios de Energía Nuclear, le permite estarlo.

Que le pagaran por estudiar, fue el reto que se propuso Andrea.

Que le pagaran por estudiar, fue el reto que se propuso Andrea.

Luego de terminar sus estudios en el municipio de La Plata, la huilense se desplazó a Bogotá para estudiar física en la Universidad Nacional, sin embargo, el título como física del prestigioso ente educativo no fue suficiente y realizó una maestría en estudios relacionados con la Energía Nuclear. Allí, con el apoyo de sus profesores, quienes vieron potencial académico en la plateña, se postuló a la beca Marie Skłodowska-Curie. “El reto que me propuse yo fue que me pagaran por estudiar, mis papas siempre me dijeron que a mí me tenían que pagar por estudiar”, indicó la académica.

“Los profesores vieron en mi potencial y me dijeron que me postulara a la beca Marie Skłodowska-Curie, lo hice, pero eso no se dio por que sí, sino porque he trabajado mucho para que las cosas se me den, y pues se me dieron”, agregó Andrea Vargas.

El programa de la Organización de las Naciones Unidas al que accederá Vargas, busca “inspirar y alentar a las jóvenes a que desarrollen una carrera en los ámbitos de la ciencia y la tecnología nucleares, la seguridad tecnológica y la seguridad física nucleares o la no proliferación”, sin embargo, la joven no solamente quiere estudiar y culminar sus estudios en el viejo continente, sino que quiere ser reconocida por sus trabajos. “Yo quiero llegar allá y ser la mejor, he venido adelantando proyectos para ser reconocida por mi trabajo, lograr una tesis laureada o algún título que me reconozca entre los demás”.

El proceso de selección se hizo entre cerca de 600 mujeres que se postularon al proyecto educativo de 90 países alrededor del mundo, y se tuvo en cuenta las capacidades de cada una de las aspirantes, cuestión que para Andrea no fue difícil, pues un promedio de 4.6, sobre 5.0, en una de las mejores universidades del país la avala como una de las mejores académicas de Colombia.

La beca ofrece hasta 10 mil euros por año a cada estudiante para cubrir la matrícula de un programa de maestría, y hasta 10 mil euros más al año para gastos de vida durante un período máximo de estudios de dos años, y tiene como finalidad “ayudar a aumentar el número de mujeres en el ámbito nuclear, contribuyendo de esta forma a crear una fuerza de trabajo inclusiva formada por hombres y mujeres que participen en la innovación científica y tecnológica a escala mundial y la impulsen”.

Andrea Vargas envió un mensaje a los jóvenes del departamento del Huila para que trabajen duro, porque los sueños se pueden lograr. “Quiero decirles a los jóvenes que nunca desfallezcan y que trabajen duro para conseguir lo que siempre han querido”.