La historia del fútbol profesional colombiano tiene como uno de sus personajes más importantes a Francisco Maturana, quien se calzó los guayos, en las décadas del 70 y el 80, y después se paró detrás de la línea de cal para ejercer como director técnico.

Su camino como timonel ha estado acompañado por los éxitos y así creció su prestigio, blindado por su trabajo serio y su deseo de seguir capacitándose. En su hoja de vida brillan los ciclos al frente de la Selección Colombia, liderando la generación dorada de los 90, y la que alcanzó el único título de la historia de la ‘tricolor’, la Copa América de 2001, luego de derrotar a México en la final con gol de Iván Ramiro Córdoba.

“En el fútbol son los resultados los que te ubican y es evidente que los equipos del país no están bien en ese sentido. Hay un escenario de élite que es la Copa Libertadores y uno de consolación que es la Copa Sudamericana y resulta que los clubes colombianos no están figurando en ninguno”, dijo el chocoano.

El experimentado entrenador subrayó que es importante que los dirigentes y cuerpos técnicos reflexionen sobre lo que está pasando, busquen soluciones y así lograrán mejores resultados. “Es necesario hacer un ejercicio humilde para ver dónde estamos. Si usted sabe dónde está, las probabilidades de llegar a los objetivos serán más palpables. Esto no solo se trata de hablar de lo buenos que somos, hay que demostrarlo y prepararse bien”, puntualizó en el programa deportivo.