Por: Juan Carlos Ramón Rueda

He pedido a la Contraloría Municipal y a la Procuraduría Regional se investigue las causas del déficit de Tesorería que tiene en grave situación a contratistas y desfinanciado el Marco Fiscal de Neiva. Algunos entendidos me aseguran que no va a pasar nada y que el alcalde maneja las entidades de control. Esperemos a ver si eso es cierto. Sin embargo, he profundizado en las causas.

El pasado 14 de enero de 2021 el alcalde Gorky Muñoz firmó el decreto 016 para hacer traslados presupuestales sin pasar por el Concejo. En este, modifican el presupuesto aprobado para la actual vigencia 2021. En sus dos primeros artículos trasladan en los ingresos de un plumazo 3.800 millones del código 03040101, denominado FONDO DE CONTINGENCIAS CONTRACTUALES Y ESTABILIDAD FINANCIERA DEL MUNICIPIO DE NEIVA, al código 04 de RECURSOS DE CAPITAL en varios rubros denominados INTERESES DEVENGADOS EN CUENTAS DE AHORRO, DIVIDENDOS Y PARTICIPACIONES, EXCEDENTES FINANCIEROS ENTIDADES DESCENTRALIZADAS, CONTRIBUCIONES A SUBSIDIOS EN EMPRESAS PUBLICAS DE NEIVA, y REINTEGROS. Como yo fui el autor de este fondo en el 2013, me llamó poderosamente la atención este decreto, porque esa no es una fuente de ingresos. Es un Fondo para ahorrar como lo establece la Ley 819. Es decir, que trasladan un supuesto ingreso que no existe en la caja y que no va a tener ningún recaudo en la presente vigencia fiscal, a otros conceptos de ingreso, como si con ello los intereses generados por las cuentas de ahorro fueran a aumentar en recaudo sin ningún criterio técnico ni prueba documental. A continuación, en el mismo decreto, cambian la destinación a otros rubros de este mismo recurso, en el presupuesto de gastos, sin considerar que los movimientos del Fondo están reglamentados. Ahí de un plumazo agrandan el déficit de tesorería en 3.800 millones que se sumarán al que denuncié del año 2020. Para colmo, en el mismo decreto destinan 1.700 millones presupuestados para suplir el déficit fiscal, a rubros para contratar personal y apoyo técnico. Los recursos que se prevén en el presupuesto de gastos para cubrir déficit tienen tratamiento de recursos para cubrir la deuda de la entidad territorial y en mi criterio se están disponiendo de manera equivocada sin consultarle al Concejo, acrecentando el problema deficitario. Solo en este decreto aumentan el déficit en 5.500 millones.

¿Responsables? ¿Quién puede parar el descalabro financiero de la ciudad? ¿Los Concejales? ¿La Contraloría Municipal? Realmente no lo sé. Pero a fe les digo que en este tema van muy, muy mal.