En la madrugada de este miércoles despegó de la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California, Estados Unidos, DART, la primera misión de defensa planetaria de la NASA, que estará encargada de chocar intencionalmente contra un asteroide.

El lanzamiento de la misión sin precedentes, llevaba planeándose desde hace 11 años. DART es la primera misión en la historia encargada de chocar intencionalmente a un asteroide, en una especie de prueba de lo que los científicos de la NASA han llamado el “impacto cinético”. En otras palabras, lo que buscará esta misión será probar si, con un “empujón espacial” provocado por una nave, podríamos desviar asteroides que, hipotéticamente, algún día, emprendieran su camino hacia nuestro planeta.

“DART será la primera demostración de la técnica del ‘impacto cinético’ en la que una nave espacial choca a alta velocidad, deliberadamente, contra un asteroide conocido para cambiar el movimiento del asteroide en el espacio”, explicó Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA, en un comunicado oficial. “Se cree que esta técnica es el enfoque tecnológicamente más maduro para mitigar a un asteroide potencialmente peligroso, y ayudará a los expertos en defensa planetaria a refinar los modelos informáticos de impactado cinético de asteroides, dando una idea de cómo podríamos desviar objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos en el futuro.”

Tras su despegue, a la 1:21 a. m. hora colombiana, la misión inició su viaje de once millones de kilómetros para llegar al sistema binario Didymos, esperado para finales de septiembre de 2022. Didymos está compuesto por un cuerpo más grande que recibe este mismo nombre y uno más pequeño, llamado Dimorphos, que orbita al primero. Algo parecido a lo que ocurre entre la Luna y la Tierra.