Por: José Eliseo Cabrera Caicedo

La gran mayoría de los colombianos hemos tenido un gran pesar por el deceso, el 23 de febrero pasado, de tan destacado periodista, de origen Huilense.

Los premios recibidos durante el brillante y valeroso ejercicio de su profesión dan fe sus calidades y virtudes, como varias veces obtuvo el Premio Simón Bolívar, en Argentina el premio Perfil a la Libertad de Prensa y en España logró los premios Onda, el más importante de la radiodifusión Hispana y el premio Estrella de Oro. En el año 2009 obtuvo el premio Nacional de Paz.

Mereció el justo reconocimiento de más de 11.500 liberados y de los familiares de quienes perdieron la vida en cautiverio.

Su programa Las Voces del Secuestro de 1.994 al año 2018 lo recordamos como el bálsamo de los secuestrados y de sus más cercanos allegados.

Posteriormente, con igual tenacidad y valor, se dedicó a la Federación de las Víctimas de las F.A.R.C y a la Corporación Rosa Blanca, especialmente sobre el desplazamiento forzado, reclutamiento de menores, y de toda clase de delitos sexuales contra las jóvenes.

La familia Gaviria Correa hizo pública una carta lamentando el fallecimiento de Herbin Hoyos, “Una voz comprometida con la libertad de los secuestrados de Colombia “. Reconocen los familiares de Guillermo Gaviria, asesinado en el secuestro, el valioso apoyo recibido de Herbin para mitigar el sufrimiento de los secuestrados y sus familias. Manifiestan, además, “Para la sociedad, su programa era la luz que iluminaba la realidad monstruosa del secuestro en medio de la oscuridad y el abandono en que cada caso quedaba por impotencia del Estado y barbarie de los captores””. Al expresar su admiración por quien tuvo la valentía se ser la voz de las víctimas, señalan: “ES PONER PARA SIEMPRE EN NUESTROS CORAZONES A UN HÉROE”. Compartimos plenamente esta afortunada frase.

Qué orgullosos nos sentimos los huilenses de haber nacido en nuestra tierra el valeroso y siempre bien recordado HERBIN HOYOS, ese sí un verdadero defensor de los Derechos Humanos.