¿Quién tiene razón acerca del Bitcoin? No necesariamente la vieja prensa financiera.

Como comenta el escritor e inversionista Dominic Frisby, el prestigioso diario Financial Times se ha equivocado acerca del Bitcoin desde su incepción, notoriamente al advertir que había una burbuja cuando cada unidad costaba $132 dólares estadounidenses (comparado a $37.212 al momento de redactar este texto).

Recordar tal error -aproximadamente del 28.000 %- no equivale sugerir que el precio del Bitcoin sea inmune a una explosión, como sucedió en el 2018 y en varias otras ocasiones. Tanto Frisby como Harris Kupperman, gestor de fondos y autor del blog “Aventuras en el capitalismo”, advierten que, en efecto, el precio de la critpomoneda ha superado las alturas propias del burbujeo bursátil. Pero ambos mantienen posiciones en Bitcoin a largo plazo.

Kupperman es escéptico acerca del valor intrínseco de la volátil moneda virtual, pero argumenta que avanza con un viento favorable dada la repentina liquidez del activo en el mercado financiero tradicional. Hoy, Grayscale Bitcoin Trust, un fondo pasivo, y grandes empresas como Square le brindan al inversionista exposición al Bitcoin sin la necesidad de comprar criptomonedas directamente.

Frisby sí considera que, aparte de ser una nueva tecnología, el Bitcoin introdujo “un nuevo sistema de dinero”. Como tal, desató una reacción similar a la de innovaciones previas: la manía de los tulipanes holandeses en el siglo XVII, la burbuja ferroviaria británica del siglo XIX, la burbuja puntocom del inicio del actual milenio. No obstante, el autor señala que Holanda aún domina la floricultura global, los británicos aún usan masivamente los ferrocarriles y el mundo actual gira alrededor del internet. Aunque su precio puede desplomarse en cualquier momento, el Bitcoin parece haber llegado para quedarse.

El mayor impulso para las criptomonedas, cuya oferta es limitada y finita, ha sido la colosal irresponsabilidad de los bancos centrales, los cuales parecen estar decididos a destruir el valor del dinero fiat con la emisión extravagante. Quizá un solo hecho sea lo suficientemente aterrador: el 20 % de todos los dólares en circulación en julio del 2020 se había emitido desde finales del año anterior.

No sorprendió que la emisión desmedida potenciara también el mercado del oro, cuyo precio por onza en dólares aumentó en un 25 % en el 2020, por encima del 16 % del índice S&P 500. Pero, como escribe Kupperman, un hípster californiano probablemente no querrá comprar un activo “arcaico” como el oro, que además asocia con las armas de fuego y la política conservadora. Dicho joven sí estará dispuesto a comprar una herramienta digital que lo proteja de la depreciación del dólar; además, “sus amigos trabajan en start-ups de Bitcoin”.

Aparte de hípsters, grandes fondos como Mass Mutual y Guggenheim Investments han comprado Bitcoin en cantidades considerables. Como reacción, Christine Lagarde, presidente del Banco Central Europeo, exigió regular Bitcoin por ser “altamente especulativo”.

¿Tendrá éxito Lagarde? ¿O se cumplirá la predicción del inversionista Naval Ravikant? Él sugiere que los futuros historiadores investigarán sociedades primitivas, donde comités bisemanales determinaban la oferta monetaria.