En menos de dos semanas, Andrés Felipe Román pasó de la posibilidad de llegar a la Selección Colombia y de jugar en Boca Juniors, uno de los clubes más grandes del continente, a la incertidumbre por saber si podrá volver a jugar al fútbol. Las horas que vienen serán cruciales para el lateral derecho titular de Millonarios.

Román, nacido en las divisiones menores azules, había debutado en primera división el 27 de mayo de 2017, en el partido que Millos perdió 2-1 con Deportivo Cali. El técnico que lo puso a jugar por primera vez con el primer equipo fue Miguel Ángel Russo, el mismo que ahora quería llevarlo a Boca.

Con mucha paciencia, Román hizo fila tras Jaír Palacios, el titular en esa posición en el equipo que logró la estrella 15, en 2017. Estuvo en el banco en la final contra Santa Fe. Ya para 2019, con Jorge Luis Pinto en el banco, Román era titular y ganó mucho en marca.

El que lo comenzó a trabajar como arma ofensiva fue Alberto Gamero, aunque este trajo para la posición a Elvis Perlaza. Al final, Román se ganó el puesto y el cariño de la gente, a tal punto que la situación médica que vive hoy en día ha tocado la fibra del hincha.

“A Andrés Felipe Román lo estamos esperando con los brazos abiertos. Tiene el respaldo de jugadores, cuerpo técnico y toda la directiva. Sé que también de la hinchada”, señaló Gamero en la rueda de prensa del partido que Millos le ganó 3-1 a Pasto, el jueves.

Sus buenas actuaciones y el llamado al microciclo de la Selección Colombia para jugadores locales presagiaban muy buenas cosas para Román, nacido en Bogotá hace 25 años. Sin embargo, la última semana cambió su panorama, que hoy es incierto.

Román se despidió de sus compañeros y viajó el miércoles a Buenos Aires, con prácticamente todo arreglado para jugar con Boca. Pero los exámenes médicos en Argentina suelen ser muy rigurosos. Ya algunos jugadores colombianos tuvieron que devolverse en su momento, como le pasó, por ejemplo, a Martín Arzuaga en River Plate en 2005, al ser descartado en ese momento porque tenía “un alto riesgo de lesión”.

Al cierre de esta edición, ni Boca Juniors ni Millonarios han dado un parte oficial sobre la causa por la cual Román no superó los exámenes médicos. Lo que se conoce es por versiones de prensa, que hablan de una miocardiopatía hipertrófica progresiva.

¿En qué consiste este problema? Básicamente, en que el músculo cardiaco se vuelve anormalmente grueso. En muchos casos es asintomática y por esta razón no se diagnostica. Sin embargo, en ocasiones sí puede presentar algunos signos de alerta; entre ellos, dolor en el pecho, falta de aliento o problemas en el sistema eléctrico del corazón, que eventualmente causarían arritmias que podrían llevar a una muerte súbita.

“Se puede llegar a operar, pero es una intervención muy complicada. Hay que estar muy preparado, tenés una pared muscular grande y tenés que sacar un pedacito de eso para que aumente la capacidad muscular. En general no se opera, se hace tratamiento”, le dijo el cardiólogo argentino Marcelo Debbag a TyC Sports.