Por:  Adwar Casallas

La campaña 2020 de Joe Biden y Donal Trump se centraron en gran medida en recuperar la economía de Estados Unidos, entre ellos, en apoyar a las empresas de manera equitativa, en disminuir los altos niveles de pobreza y cambiar los índices que estaban reduciendo la clase media, sumado a un mercado laboral cambiante y un aumento de los costos de vida. Colombia no es indiferente a esta misma problemática.

La inseguridad económica es quizás el primer problema para la recuperación empresarial y reducción  del desempleo en nuestro país. Hoy las personas e inclusive las mismas empresas no saben con seguridad si el próximo mes tendrán como pagar una factura de 100 mil pesos. Según el DANE, en 2019 la pobreza monetaria fue 35,7% y la pobreza monetaria extrema fue 9,6% a nivel nacional. Pero el 2020 no es nada alentador, próximo a salir el informe, se estima que la pobreza subiría a 43,1%. Respecto al desempleo, para el mes de enero de 2021 fue 17,3%, lo que significó un aumento de 4,3 puntos porcentuales frente al mismo mes del año anterior del 13,0%, y no se observa un buen panorama como para mejorar estas condiciones. El balón quedará en manos del próximo gobierno.

Políticamente, no existe una hoja de ruta fácil para construir una coalición basada en la reactivación económica para Colombia. En este primer round que se dieron a conocer ya varios candidatos presidenciales hemos escuchado diferentes planteamientos al respecto, como por ejemplo, partidos de oposición no apoyan para que se apliquen más impuestos mientras que los demás tienden un poco más a aprobarla.

Aquí los ciudadanos del común debemos tener mucho cuidado en seleccionar las propuestas, a veces el populismo nos lleva a confundirnos y olvidar la causa y solución al problema. Es tarea de la economía determinar qué métodos producen los mejores resultados y como decía el profesor de economía de Harvard Martin Feldstein: la economía se preocupa especialmente por la eficiencia en la producción y el intercambio pero utiliza modelos y supuestos para comprender cómo crear incentivos y políticas que maximicen la eficiencia generando recursos para la estabilidad presente y futura de la sociedad. Los tres únicos sistemas de economía que se conocen son el Capitalismo, socialista y comunista. Debemos escucharlos a todos y comparar. Ese debe ser el tema central de las campañas presidenciales 2022.