A los 32 años, falleció el jueves anterior el dirigente político Oscar Humberto Urueña Medina en la capital de la República, considerado uno de los líderes más jóvenes, que logró escalar rápidamente a los principales cargos de elección popular. Durante su trasegar terrenal, su liderazgo se destacó tempranamente desde las aulas de la Universidad Surcolombiana, donde fue presidente del Consejo Superior Estudiantil y luego representante de los estudiantes en el Consejo Superior del Alma Máter. Posteriormente una vez graduado como abogado, logró obtener una curul en el Concejo de Neiva, donde estuvo salpicado junto a una decena de miembros de esta Corporación, con los escándalos suscitados por la elección del Contralor Municipal de esta ciudad y la Personera de Neiva, procesos que actualmente adelanta la fiscalía General de La Nación.

Desafortunadamente un agresivo cáncer terminó acabando con la vida de este exdiputado del departamento. Había asumido el liderazgo del Partido Verde en esta región surcolombiana, junto a los Diputados Armando Acuña Molina y al dirigente Miguel Rodríguez Hortúa (fallecido el año anterior). Hay que reconocer su ascenso vertiginoso, que, en solo una década, se perfilaba como una de las más prominentes figuras políticas del Huila, destacándose por su trabajo permanente en beneficio de las comunidades más vulnerables de la región. Los medios de comunicación lo destacaron siempre por su inspiración y carácter que imprimía en cada una de sus acciones, caracterizaba siembre con una sonrisa y una interacción estrecha con los hilos del poder a nivel local, regional y nacional.

A través de su trasegar por la vida pública, siempre se destacó por su liderazgo comunitario, cívico y social, dejando una huella indeleble como ejemplo para las nuevas generaciones en el trabajo incansable para mejorar el bienestar general de todas comunidades del departamento. Apegado a la vida, durante los últimos dos años, siempre estuvo acompañado de su amor eterno, la distinguida dama Neivana, Diana Monje. Inclusive, les había manifestado a sus amigos que iba a aspirar a la gobernación del Huila, en los próximos comicios del 2023.

En el mes de enero, los huilenses tuvimos la oportunidad a través de las redes sociales, cuando colgó un video, donde expresaba su drama humano que enfrentaba frente a esta mortal enfermedad que lo estaba aquejando. Inclusive sus amigos, empezaron a desarrollar campañas de apoyo, para recolectar fondos que le permitieran costear los tratamientos médicos de alto impacto. El próximo 20 de septiembre se tenía preparado la realización de un teletón para obtener dineros, que permitieran costear un procedimiento en el exterior.

Continuó su formación académica, logrando graduarse como Magister en Gobierno y Políticas Públicas en la Universidad Externado de Colombia, donde obtuvo su grado el pasado mes de junio. Digno exponente y defensor a ultranza de las ideas políticas para servir a la sociedad huilense, le hizo merecedor de un reconocimiento popular, por la forma de interactuar con las diferentes organizaciones comunitarias del departamento.

Tras su fallecimiento, deja a los huilenses una huella indeleble, por su destacado liderazgo cívico. Fue un soñador empedernido para que la sociedad colombiana fuera justa, más equitativa, respetuosa de las normas, amante de las sanas costumbres y con un futuro brillante a pesar de las dificultades que presenta la democracia en nuestro país.

Adenda: Esta casa editorial, le expresa a toda su distinguida familia, nuestras condolencias y sentimientos de pesar por el fallecimiento de uno de los grandes dirigentes políticos jóvenes más destacados que tuvo nuestro departamento, durante la última década. Paz en su tumba.