A partir de información aportada por la RED DE PARTICIPACIÓN CÍVICA y en rápida respuesta de las unidades de Investigación Criminal se logró ubicar en un lote baldío escondido en los matorrales el total de los elementos hurtados de la parroquia Juan Pablo Segundo de Neiva.

De estos hechos se recolectaron elementos de información que permiten inferir que jóvenes residentes cercanos a la parroquia habrían realizado el daño en el muro de la iglesia y por la ausencia de personas en el lugar aprovechan y cometen el hurto mediante la modalidad de ventosa.

Los elementos recuperados son los siguientes:

●1 consola de sonido
●6 micrófonos
●3 parlantes
●Cableado para la instalación de sonido
●4 Soportes y pies para micrófonos
●1 escalera metálica
●1 caja de herramientas

Todos estos elementos están avaluados en 10 millones de pesos.