Diario del Huila

Vivirlo para contarlo

May 11, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Vivirlo para contarlo

Luis Humberto Tovar Trujillo

“Una cosa es contarlo y otra es vivirlo”. “Vivir para contarla”. La primera expresión, es la de un trabajador, como muchos, honesto, que lucha por su supervivencia, y la de su familia, con un camión, deambulando por las carreteras de Colombia; la segunda, es un compendio y recreación de un tiempo clave en la vida de su autor, (García Márquez) los años de la infancia y juventud, aquellos en los que se fundaría todo el imaginario que, con el tiempo, daría lugar a algunos de los relatos y novelas claves en la literatura en lengua española del siglo veinte.

La primera, la víctima del narcoterrorismo actual, del cual era convencido y patrocinador, el autor de la segunda.

La primera, un hombre trabajador, honesto, que con su trabajo lucha por la supervivencia; el otro, soñando como hacer victima a la gente de bien, efectivamente, hoy víctima de esa estrategia narcoterrorista.

El primero, ni idea de la existencia de la otra frase, menos escrita, por quien otrora fuera, otro innoble de los promotores del terrorismo, como estrategia del comunismo, y que hicieron victima al trabajador, y sus bienes.

Los sueños de una vida para contarla, se convirtió en la tragedia posterior de otro colombiano, víctima de la irracionalidad por un supuesto cambio, para la desgracia, para el desastre, para la ruina, para el hambre y la miseria.

Quién iba a pensar, que la expresión del literato, reconocido por el mundo, iba a servir de tumba en vida, de un colombiano trabajador, por haberlo reducido a la miseria, y quitarle en un solo acto, su modus vivendi, reduciéndolo con su familia, y llevarlos a la muerte en vida.

Esta es la reflexión, para que, hacia el futuro, no se tomen decisiones electorales equivocadas, y que ese acto real, como el del camionero, se entienda, como el anticipo de una desgracia eventual con el triunfo del delito, y sus aliados.

Sería Colombia, el ejemplo a plenitud, y la prueba reina de la irracionalidad, en la eventualidad de escoger como el mejor camino el delito, la miseria, la esclavitud, la tiranía, y una verdadera desgracia social. ¿Será ese el cambio que se anhela?

Cambiar una democracia, aunque imperfecta, susceptible de mejorarla cada día, pero no llevándola a la desgracia, a la ruina y a la pérdida de la libertad.

El episodio del camionero, su tragedia por el narcoterrorismo, es el padecimiento de las dos colombias en que se encuentra dividida la nación; eso nos sirva para evaluar nuestra decisión electoral sobre el futuro que nos merecemos.

O la desgracia o resucitar, para la reconstrucción de Colombia.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?