DIARIO DEL HUILA, PRIMER PLANO

Por: Brayan Smith Sánchez   

 Fotos: Tatiana Ramírez

Debido a la remodelación e inicio de obras en El Malecón de la ciudad de Neiva el año pasado, artesanos que se encontraban en dichos locales no saben qué hacer pues el lugar donde se les reubicó consideran ellos que no es el adecuado.

En años anteriores, era cotidiano y típico recorrer El Malecón de la ciudad de Neiva y visitar aquellos locales donde se podían apreciar manualidades, bolsos tejidos a mano, sombreros de pindo, artesanías en barro y un sin número de objetos únicos que hacían de este sitio un lugar atractivo para turistas y propios.

Debido a una remodelación y obras requeridas en este lugar ubicado por la Avenida Circunvalar, los artesanos tuvieron que desalojar y posteriormente la administración municipal reubicarlos en un nuevo sitio, con el fin, de no perjudicarlos económicamente.

Por tal motivo se realizaron 34 casetas en el pasaje del Centro de Convenciones José Eustasio Rivera, ubicado en la Carrera 5 entre calles 21 y 25.

Sin embargo, las quejas por parte de dichas personas no se hicieron esperar, ya que, en las casetas han encontrado un sin número de problemas como; la poca seguridad que prestan, por ello, no pueden dejar sus manualidades allí, por el miedo de volver al día siguiente y no encontrar nada, además, no cuenta con los servicios necesarios como es la energía y el agua, servicios importantes para la realización de sus obras.

“Las casetas que instalaron en el pasaje José Eustasio Rivera, fueron mal diseñadas, ya que, de nuevo no tienen en cuenta el principio de planificación, pues las casetas parecen más para cerdos que para artesanos, ya que, son inseguras y no cuentan con los servicios necesarios, pues por ser artesanos, deben de tener dichas casetas servicios como la energía y el agua para una reubicación digna y un buen ambiente sano. Pero a esa reubicación les colocaron ese mico, pues sabían que así ellos no se podían pasar, pues quién va a dejar sus cosas expuestas a un robo o sin energía. ¿Y por qué el mico? pues porque los supermercados de cadena no querían que ellos fueran reubicados en ese sector pues en dichos lugares también se venden artesanías y les llegaría competencia, tristemente en Neiva su clase política y dirigente habla mucho de turismo y cultura, pero no respetan a los artesanos que son seres muy sumisos y por eso les vulneran sus derechos” expresó Blanca Medina, artesana.

Asimismo, recordemos que dichas obras del Malecón del río Magdalena en la ciudad de Neiva avanzan en un 40%, se estima que su valor equivale a un total de siete mil novecientos millones de pesos y su entrega debe ser en el mes de octubre del presente año.

“La obra está más o menos en un 40% de avance, debemos terminar en el mes de octubre y hay un gran interés en que se termine, pero hay una situación de preocupación que es la operación, ¿Quién lo va a operar? ¿Cómo se va operar? y para que sea efectivo y podamos obtener resultados a largo plazo y esta es la gran inquietud que se tiene, afortunadamente el municipio de Neiva con el departamento del Huila se está ya verificando y se está haciendo las gestiones necesarias para ver qué se soluciona.”, manifestó el Ingeniero, Pedro Eduardo Velásquez.

Debido a esta situación que han tenido que pasar los artesanos que operaban antiguamente en El Malecón, se han visto gravemente afectados económicamente, pues a raíz de la inseguridad y las pocas condiciones ofrecidas la mayoría de las casetas, están desocupadas.

“Me he visto perjudicada, lo perdí todo, ya que, como Gestora Cultural me quedé en los locales luchando para que los dos últimos locales que faltaban por demoler sean salvaguardados y que los dejarán como la casa de la cultura para conservar al menos la identidad cultural que por más de quince años teníamos, pero no lo pude lograr” aclaró Blanca Medina, artesana.

Por otra parte, debido a la cuarentena relata Costaín Polo, que sin ningún consentimiento le sacaron sus cosas del local y que en estos momentos a él no lo han llamado para darle ningún sitio o reubicarlo, además, que se encuentra a la expectativa de dicho llamado ya que es un artesano reconocido.

“Estuve en el Malecón desde los inicios, me desocuparon el local, me sacaron mis cosas se me perdieron, nunca les firme ningún acta de entrega del local aprovecharon la pandemia para desocupar el puesto, en estos momentos no me han llamado para darme o reubicarme en un sitio, y estoy a la espera, ya que soy un artesano reconocido” expresó.

Debido a una remodelación y obras requeridas El Malecón, los artesanos tuvieron que desalojar y reubicarse en el pasaje del Centro de Convenciones.