DIARIO DEL HUILA, PRIMER PLANO

Por: Rolando Monje

La ciudad de Neiva despertó ayer en medio de la polémica generada por el anuncio de la Contraloría General de la Nación por la pérdida de dos vacunas contra el Covid-19 en la Clínica Medilaser y el Hospital Universitario ‘Hernando Moncaleano’.

En total fueron 16 vacunas las que reportó el ente de control en cinco ciudades del país, dos de ellas las de Neiva. Los otros casos se detectaron en Medellín: 3, en el Hospital ‘Pablo Tobón Uribe’; en Sincelejo en el Hospital Universitario de Sincelejo, Armenia 5 dosis y 4 en Pereira y otra en el Valle del Cauca.

El secretario de Salud Departamental César Alberto Polanía salió inmediatamente a hacer claridad sobre lo ocurrido con el medicamento motivo de la polémica. “Esto se presentó el mismo día en que empezó la vacunación en el departamento del Huila, sucedió tanto en el Hospital Universitario como en la Clínica Medilaser”, indicó.

Comentó que “en uno de los viales, una vez hecha la dilución, se empieza la aplicación a las personas y se encuentra que alcanza solamente para cinco dosis cuando cada vial debe alcanzar para seis dosis. Esa situación se reportó inmediatamente, está en las actas respectivas y desde luego se informa al Ministerio de Salud y Protección Social”.

Explicó el Secretario de Salud que “se llama diluyente al líquido que se introduce al frasquito que llamamos vial, una vez aplicado éste, se empieza a extraer la dosis correspondiente que tiene que aplicarse y cada vial tiene que alcanzar para seis dosis. En ese ejercicio puntualmente, en esos dos viales, el contenido alcanzó solo para cinco dosis”.

César Alberto Polanía con mucha tranquilidad indicó que “ahí está todo el monitoreo, hemos hablado con cada una de las instituciones, está la trazabilidad, incluso las cámaras de seguridad en donde se detalla el procedimiento”.

Así mismo, Polanía quiso dar un parte de tranquilidad a la comunidad, “todo el proceso se ha hecho planificado, organizada la logística, estructurada. Tengan la absoluta seguridad que el manejo va a ser transparente, incluso, en los listados que se están entregando le hemos dicho a los gerentes, verifiquen una vez más y permitan que esté contemplado el personal que ha estado en primera línea”.

Afirmó el funcionario que esta situación se la escuchó al ministro, que incluso en un cinco a diez por ciento se pueden presentar estos casos como el que se presentó específicamente en la ciudad de Neiva.

El Ministerio explicó que un vial es “un frasco donde viene la vacuna en gel y a esa vacuna se le inyecta un diluyente para tener la vacuna más líquida, en ese vial vienen seis dosis y hay ocasiones que es tan eficiente que sobra una dosis de vacuna, el componente de manualidad es fundamental para la eficiencia en la vacunación.”

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, había señalado que cada frasco de la vacuna Covid-19 de Pfizer tiene seis dosis que se restituyen con un diluyente y cuando se extrae es posible que se pierda cierta cantidad. “Se podría perder una dosis por la forma en que se aplique o se extrae el líquido con la jeringa e incluso puede que se vaya un poco más de dosis con cada aplicación y eso va reduciendo el número de dosis. Eso es lo que puede suceder y evidentemente lo que se debe tener es una adecuada supervisión sobre el proceso y en esa curva de aprendizaje en la que estamos, se puede dar esas eventualidades”, explicó.

“El caso de Neiva estaría relacionado con la cantidad del inmunizante que venían en los dos viales de la vacuna, esto lo podríamos llamar una pérdida técnica del procedimiento”, expresó el Secretario de Salud del Huila.

La Contraloría

Por su parte, Sebastián Moya, contralor delegado para el Sector de Justicia, señaló que aunque la jornada en Neiva ha sido tranquila, la Contraloría continuará con el seguimiento durante el tiempo en que dura la primera fase de vacunación en el Huila.

El ente de control precisó que los delegados que estuvieron en las demás ciudades que han realizado jornadas de vacunación a personal de la salud de primera línea de atención a pacientes con covid-19, inspeccionaron los centros de acopio, verificaron el almacenamiento y los protocolos para la distribución de las vacunas y, adicionalmente, visitaron las IPS encargadas de aplicar las inmunizaciones.

“Este es un trabajo que hace la Contraloría en las regiones, donde se notifica la cantidad de personas vacunadas por día, y donde se dan cuenta puesto que no alcanza para seis personas sino para cinco” aclaró.

La Contraloría recordó que contará con un call center donde se evidenciará si se están dando las citas para las vacunas, si las dosis se están aplicando y si las EPS e IPS, están cumpliendo con las responsabilidades que esto conlleva.

Adicionalmente, la Contraloría seguirá realizando visitas regionales una vez por semana a todos los departamentos del país, para poder determinar si efectivamente se están cumpliendo todos los cronogramas establecidos por el Gobierno Nacional, los departamentos y municipios.

“Delegados y Gerentes Departamentales de la CGR continúan hoy sus visitas y revisiones, monitoreando el tema de las vacunas programadas y aplicadas, para hacer conocer con inmediatez las novedades que se puedan presentar al respecto”.

La Procuraduría

La Procuraduría General de la Nación emitió una alerta frente a la pérdida de algunas dosis de la vacuna contra la Covid-19, así como algunas de las irregularidades en relación con los turnos de vacunación.

Margarita Cabello anunció que solicitará las explicaciones necesarias e iniciará las investigaciones que correspondan para establecer si se debe aplicar algún tipo de sanción.

“No vamos a descuidar un solo aspecto por insignificante que parezca, no vamos a bajar la guardia en ninguna región, no vamos a desatender ninguna denuncia. Quien por acción u omisión ponga en riesgo la vida de otra persona debe ser castigado con todo el peso de la Ley. Aquí nadie puede saltarse la fila, nadie puede desperdiciar una sola dosis de la vacuna. Nos vamos a dedicar a acabar con ese cuentico de que el vivo vive del bobo”, afirmó la Procuradora.

Carlos Alberto Polanía, secretario de Salud Departamental.

Carlos Alberto Polanía, secretario de Salud Departamental.

El Ministerio

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, explicó en el programa Prevención y Acción que es normal que en la aplicación de las vacunas se pueda perder entre un 5 % y un 10 % de las dosis debido, por ejemplo, a que el vial que contiene las vacunas no traiga la cantidad precisa de las dosis o que se aplique una dosis de manera incorrecta.

Aseguró que con las farmacéuticas se viene trabajando para evaluar el proceso y hacer las correcciones correspondientes para que las pérdidas sean mínimas ya que se evidenció la falta de rendimiento del contenido que normalmente contiene seis dosis.

El Ministro de Salud aclaró que esas pérdidas de dosis de las que se hablan son un número muy pequeño y explicó que esto puede darse por la dilución de las vacunas que debe hacerse antes de aplicarlas. Las vacunas cuando llegan a cualquier país vienen en un frasco parecido al gel, a cada uno de estos debe aplicársele solución salina, que sirve como un diluyente para volverla líquida y a partir de esa transformación se extraen las dosis respectivas”.

Señaló que “en la dilución si se van una o dos gotas de más, al sumarse pueden hacer que se pierda la última dosis. Eso es perfectamente posible y normal que se vaya aplicando más de lo normal, y una o dos gotas hacen la diferencia para la última dosis y eso puede considerarse una pérdida que puede ser normal hasta en un 10%”.

“No estoy preocupado, es un tema técnico, perfectamente previsible. Otra cosa es la corrupción como que haya robo o que se apliquen fuera del turno, cuando no están programadas”, puntualizó.

Ruiz descartó que se estén robando vacunas en el país y recalcó que por ello, tanto la Procuraduría y Contraloría, han estado activas en el seguimiento del proceso.