Diario del Huila

“El sacerdote rechazó sepultar a mi hijo, un héroe de la patria”

Oct 4, 2023

Diario del Huila Inicio 5 Primer plano 5 “El sacerdote rechazó sepultar a mi hijo, un héroe de la patria”
Advertisement

La familia del soldado profesional Andrés Mauricio Motta Meneses, víctima de un asesinato por parte de disidencias de las Farc en el Cauca, afirma que el sacerdote de Timaná se negó a realizar el entierro, obligándolos a trasladarse a Pitalito para darle una despedida religiosa digna.

Diario del Huila, Primer Plano

En un lamentable episodio que ha conmovido a la comunidad de Timaná, Huila, la familia del soldado profesional Andrés Mauricio Motta Meneses, quien perdió la vida en un trágico incidente con disidencias de las FARC en el Cauca, ha denunciado públicamente que el sacerdote local se negó a realizar el entierro de su hijo, lo que los obligó a trasladarse hasta Pitalito para darle el último adiós.

Andrés Mauricio Motta Meneses, de tan solo 27 años y con nueve años de servicio en el Ejército Nacional de Colombia, había dedicado su vida a servir a su país. Habiendo servido en Larandia, Caquetá, y completado con éxito el curso para convertirse en soldado profesional en la base militar de Tolemaida, tenía otros dos hermanos que también forman parte de las filas militares.

Sin embargo, su vida se vio truncada de manera abrupta en un trágico incidente en Argelia, Cauca, donde perdió la vida debido a un artefacto explosivo. La noticia de su fallecimiento dejó sumida a su familia en un profundo dolor, y esperaban que al menos pudieran darle sepultura en su tierra natal, en Timaná, donde creció y desarrolló fuertes lazos con la comunidad.

Gustavo Motta Curaca, padre del soldado fallecido, relató el doloroso encuentro que tuvo lugar entre su familia y el sacerdote Elcias Trujillo de Timaná. Según Motta, él y su hijo mayor, acompañados del encargado de la funeraria y un teniente del Ejército Nacional, se acercaron a la casa cural en busca de ayuda para organizar los arreglos funerarios. Sin embargo, la respuesta que recibieron por parte del clérigo fue desalentadora.

La familia del uniformado indicó que no pudieron realizar el sepelio en Timaná, al parecer por negativa del sacerdote de la localidad.

‘No prestaron el servicio’

Según la familia, el sacerdote Trujillo indicó que debían tratar el asunto directamente con la secretaria de la parroquia en lugar de dirigirse a él. Este inesperado giro de los acontecimientos generó confusión y malestar en la familia, ya que era un día domingo y la secretaria no estaba disponible en ese momento. La familia se encontraba ante la urgencia de llevar a cabo el funeral ese mismo día, pues el cuerpo de Andrés Mauricio corría el riesgo de entrar en estado de descomposición, ya que había sido trasladado desde Popayán.

Gustavo Motta Curaca explicó que, ante la negativa del sacerdote y la falta de soluciones, la familia se vio obligada a llevar el cuerpo hasta el cementerio Campanario de Pitalito, donde finalmente se ofició la misa y se llevó a cabo la sepultura. Desmintió las afirmaciones erróneas que circularon acerca de que su esposa insistió en el traslado del cuerpo a Pitalito, subrayando que la decisión se tomó en medio de la desesperación por no poder sepultar a su hijo en Timaná.

El padre del soldado profesional lamentó profundamente la indignación que esta situación causó en la comunidad de Timaná, en la que él mismo creció y profesa la fe católica. Considera que su hijo merecía ser sepultado en su tierra natal, y el rechazo del sacerdote a brindarles su ayuda solo añadió más sufrimiento a su situación ya de por sí dolorosa.

‘Nunca negamos un servicio funerario’

En respuesta a estas acusaciones, el párroco de Timaná, el sacerdote Elcias Trujillo, ha defendido su posición y ha señalado que en una parroquia nunca se niega un servicio funerario. Lo que se requiere, según el sacerdote, es seguir un protocolo que incluye la presentación de un permiso exequial y la información sobre el lugar de donde procede el cadáver, con el fin de evitar posibles investigaciones futuras. Este protocolo es manejado por la secretaria de la parroquia, quien coordina la organización de las exequias.

“Frente al caso del domingo pasado, tuvimos información de la familia de trasladarse a Pitalito para las Exequias, pues en el mismo cementerio celebraban la Eucaristía. Rechazamos las malas informaciones dadas por las redes, hechas por personas que solo quieren hacerle daño a la parroquia. Puede más el mal que el bien que se realiza”.

El sacerdote Trujillo argumenta que el domingo pasado, cuando la familia del soldado Motta Meneses acudió a la casa cural, él les explicó la necesidad de seguir este protocolo debido a que el cuerpo estaba siendo trasladado desde otro lugar. Según el sacerdote, la familia optó por llevar el cuerpo a Pitalito, ya que el féretro era demasiado grande y no cabía en las tumbas de Timaná, además de enfrentar problemas de filtración de agua en el cementerio local.

En medio de la controversia, la comunidad de Timaná se ha mostrado dividida, con algunos expresando su apoyo a la familia Motta Meneses y otros respaldando al sacerdote Elcias Trujillo. La indignación persiste en la comunidad, especialmente entre aquellos que consideran que Andrés Mauricio Motta Meneses fue un héroe de la patria y merecía un entierro digno en su lugar de origen.

La tragedia de la familia Motta Meneses ha dejado al descubierto tensiones y desacuerdos en la comunidad de Timaná, mientras la familia lucha por superar su dolor y rendirle homenaje a un valiente soldado que dio su vida en servicio de su país. La pregunta que persiste es si las diferencias en el protocolo y la falta de comprensión entre las partes podrían haberse evitado, permitiendo a la familia darle a su hijo la despedida que se merecía en su tierra natal.

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?