martes, 20 de noviembre de 2018
Primer Plano/ Creado el: 2017-08-27 07:19 - Última actualización: 2017-08-27 07:32

Lucho

El doctor Luis Ignacio de quien lanzaran un interesante libro sobre su vida el jueves pasado, tenía filiación contraria a la de su consuegro José Martín Blanco, pues pertenecía al partido conservador.

De izquierda a derecha: Carlos Sardí Garcés, Belisario Betancur Cuartas, Guillermo Amaya Ramírez, Alfredo Araujo Grau, Manuel Coronado Gonzales y Luis Ignacio Andrade Díaz. Miembros de “El Escuadrón Suicida”. Contra la dictadura de Rojas Pinilla / Archivo particular

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 27 de 2017

El doctor José Martín Blanco Núñez, fue un destacado líder liberal de la Costa Atlántica, primo hermano de Rafael Núñez Moledo, político y escritor que ocupó varias veces la Presidencia de Colombia, promulgó la Constitución de 1886 y fue el autor de la letra del Himno Nacional. Blanco Núñez fue Gobernador del Atlántico en dos oportunidades; Senador varias veces; miembro de la Corte Suprema de Justicia “Admirable”, llamada así por los años treinta del siglo pasado por las calidades morales e intelectuales de sus magistrados. Aparte de él, hacían parte de la Corte, entre otros destacados juristas, Antonio Rocha Alvira, Ricardo Hinestroza Daza, Hernán Salamanca, Eleuterio Serna, Eduardo Zuleta Ángel y Juan Francisco Mujica.

El doctor Blanco fue además Procurador y Contralor General de la República; casado con doña Petra Blanco Jiménez, padres de Ruth Blanco de Andrade, esposa del Ex Senador y ex Ministro de Justicia, Felio Andrade Manrique, quien fuera gran amigo del doctor Álvaro Gómez Hurtado, amistad heredada de su padre Luis Ignacio Andrade Díaz, quien lo fuera igualmente de Laureano Gómez.

Manifestación en Bogotá de amigos de la candidatura del candidato presidencial Jorge Leyva.


Jaime García Márquez con Luis Ignacio Andrade Blanco.

 

Álvaro Uribe Vélez condecorando con la Cruz de Boyacá al Ex Ministro Felio Andrade Manrique en la Casa de Nariño.

El doctor Luis Ignacio de quien lanzaran un interesante libro sobre su vida el jueves pasado, tenía filiación contraria a la de su consuegro José Martín Blanco, pues pertenecía al partido conservador. Nació en Altamira -Huila- en 1894, fue bachiller y Filósofo del Colegio de Nuestra Señora del Rosario. Se casó con doña Felisa Manrique, padres de Gema, Felio y Zita. Fue presidente del Concejo de Neiva y de la Asamblea Departamental; Secretario General del Partido Conservador; Representante a la Cámara; Gerente del Diario “El Siglo”; Senador de la República durante cinco períodos -Presidente de dicha corporación-; Ministro de Gobierno del Gobierno de Ospina Pérez y de Obras Públicas en las administraciones de Laureano Gómez y Roberto Urdaneta Arbeláez; y embajador de Colombia ante la Santa Sede, cuando la Tiara estaba en sienes de Eugenio Pacelli -Pio XII-. Al fallecer su esposa ingresó al Seminario para convertirse en sacerdote claretiano, cumpliendo una promesa hecha a Dios cuando le pidió de corazón serlo si le prolongaba la vida a su esposa, cuando le fue diagnosticado un cáncer en la clínica Marly de Bogotá, hecho que se dio y agradeció a Dios inmensamente.

Según mayores, fue un hombre activo, de fe, servicial y de carácter. De su paso por el Ministerio de Obras Públicas hay varias obras en diferentes partes del país que inclusive llevan su nombre, como es el caso del puente principal de Honda, ciudad que es punto neurálgico para la comunicación en el centro del país, pues está bañada por los ríos Magdalena, Guarinó, Gualí, y Sabandija, además de varias corrientes menores. Honda está ubicada en límite de tres departamentos, se le conoce como la “Ciudad de los Puentes” -40 inventariados-.

Los dos viaductos principales -declarados Monumentos Nacionales, son el “Navarro” -construido en 1894 por la compañía San Francisco Bridge Co.-, la misma que erigió el Golden Gate de San Francisco -, primer puente metálico construido en América del Sur, y el “Luis Ignacio Andrade” que conecta a Bogotá con el occidente, oriente y norte del país.

En el Huila fue edificada la sede del Distrito de Carreteras, el Palacio de Justicia en lote del municipio de Neiva en comodato para que la administración municipal funcionara en su primer piso durante 20 años, figura jurídica que se prolongó hasta el Gobierno de Julio César Turbay, cuando su hijo Felio Andrade se desempeñaba como Ministro de Justicia, quien propuso un acuerdo con el Gobierno Departamental presidido por Álvaro Sánchez Silva, para edificar el nuevo Palacio de Justicia -“Rodrigo Lara Bonilla”-, en espacio que fuera del Colegio Santa Librada, entonces área del IDEHUILA. La administración departamental y la Asamblea lo legalizaron todo, quedando sendos edificios para Alcaldía y el Ministerio de Justicia respectivamente.

Logró Luis Ignacio Andrade que el Gobierno Nacional construyera el Estadio de baloncesto “Urdaneta Arbeláez”, diseñado y dirigido en su construcción por el Arquitecto Hernando Rojas Polanco, espacio donde el Huila saboreó triunfos de la famosa “Aplanadora Huilense”, equipo que logró varios campeonatos nacionales de manera invicta y presentaciones exitosas en el exterior.

Allí también se han realizado innumerables presentaciones artísticas, recuerdo las de Rafael -el famoso cantante español-, Fausto, Ana y Jaime, Vicky, Miguel Aceves Mejía, el dueto cómico musical Emeterio y Felipe “Los Tolimenses”, Berenice Chávez, Garzón y Collazos, Silva y Villalba, etc. Conciertos, circos, desfiles de belleza, revistas gimnásticas, corridas de toros, y durante los primeros 20 años la velada de elección y coronación del Reinado Nacional del Bambuco.

Desde luego, Felio Andrade le dejó al Huila otras obras como los palacios de justicia de Pitalito, Garzón, y la Plata. La cárcel del Distrito Judicial de Neiva en Rivera, despejando el espacio donde funcionó el viejo panóptico- área ocupada por comodato-, que al ser revertida al departamento, permitió la construcción del Centro de Convenciones “José Eustacio Rivera”. No puedo dejar de anotar que el doctor Felio ocupó por varios años la Presidencia de la Junta Directiva de la Beneficencia del Huila, gerenciada por Daniel Gutiérrez Blanco, logrando que esta hiciera un gran aporte urbanístico a Neiva con la construcción de tres edificios bien diseñados y fachadas especiales, como el “Diego de Ospina y Medinilla” en la esquina nor-occidental de la calle 9ª con carrera 4ª; “Las Ceibas” en la calle 21 entre carreras 5ª y 5ª “A”, y el “Pigoanza” en la carrera 4ª entre calles 8ª y 9ª, con el confortable teatro con el mismo nombre, entonces uno de los mejores del país. Dicha inversión la realizaron para capitalizar la Beneficencia, respaldo económico para el pago de premios que entonces caían seguidos por no tener series. Valga anotar que también fue uno de los fundadores del Reinado Nacional del Bambuco, Concejal de Neiva, Diputado, Representante a la Cámara y Senador en varias oportunidades.

Tuve la oportunidad de dialogar ampliamente con mi compañero de estudio Luis Ignacio Andrade Blanco, por estos días del lanzamiento del libro de su abuelo. Tinteamos y recorrimos el centro de Neiva, dándome cuenta que buen número de personas en forma espontánea le pedía que aspirara al Congreso de la República, dada la trayectoria cristalina de su familia en política, pues “lo que se hereda no se unta”. Desde luego, Lucho lleva en sus venas el amor por la política, no decía que no dentro de tantas posibilidades que se pueden presentar. Nació en Neiva, estudió Derecho en la Universidad del Rosario y ha sido Cónsul Colombiano en Holanda. Muchas veces se refirió al tema del proyecto que adelanta con Jaime García Márquez -hermano  del Premio Nobel de Literatura-, y el biógrafo inglés Gerald Martín, titulado “Mi hermano Gabo”, anecdotario sobre el recorrido de García Marquez desde donde nace el Magdalena hasta Barranquilla, pues el padre del doctor Luis Ignacio y el de Gabo fueron telegrafistas en Aracataca y Altamira respectivamente, amigos a través de este adminículo.

Valga resaltar que en la familia de los Andrade jamás ha existido el odioso nepotismo, el doctor Felio aspiró a la Cámara cuando su padre ya era sacerdote, motivo por el cual abrió trocha política solo. Cuando a Luis Ignacio nieto trataron de inscribirlo para Concejo de Neiva, su padre le envió copia de la carta de renuncia al ministerio si aspiraba al cabildo municipal en serio. Estilo político escaso hoy.          

Comentarios