Diario del Huila

Panorama desalentador para la cadena de alimentación en Neiva

Abr 23, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Primer plano 5 Panorama desalentador para la cadena de alimentación en Neiva

DIARIO DEL HUILA, PRIMER PLANO

Por: Daniela Gutiérrez

DIARIO DEL HUILA realizó una radiografía de la situación actual que viven productores, comerciantes y empresarios del sector agropecuario y alimenticio de Surabastos, buscando conocer su realidad. El panorama es devastador. Las proyecciones lo son aun peor. Desabastecimiento, pérdidas económicas y un futuro incierto son las problemáticas que rodean al sector agropecuario hoy.

Diversas han sido las opiniones tejidas a partir de la realidad que se vive frente a la crisis alimenticia debido a los altos costos en la cadena productiva que viene siendo consecuencia de diversos factores como lo son las fuertes lluvias, la crisis económica mundial, las guerras, la pandemia por la Covid-19 entre otras, tal como lo mencionó Ramiro Lara, empresario en Surabastos P.H.

“En la historia como comerciantes nunca habíamos vivido algo así. Es bastante preocupante. En lo que concierta a la alimentación humana las alzas sobre pasan lo imaginado, pero en la alimentación de los animales la realidad no es distinta. En cuanto a la producción de alimentos locales, el panorama tiende a encrudecer”, afirmó el empresario.

DIARIO DEL HUILA hizo un recorrido por Surabastos P.H para conocer de cerca cual es la situación actual que atraviesan los comerciantes de esta central de abastos del municipio de Neiva. Así mismo, dialogó con Gloria Tejada Contreras, representante legal y jurídica de la copropiedad, quién hizo una radiografía de precios y variables.

“Para nadie es desconocido el panorama que estamos viviendo no sólo en Neiva o nivel de país, sino en el mundo con la seguridad alimentaria. Uno de los factores primordiales son los altos costos de los insumos agrícolas, la lluvia ha sido una variable importante en esta crisis al hacer que se aumente la maduración de los productos, pero además de esto hace que muchos productos de pierdan y no se logre una buena producción”, indicó Tejada.

La pérdida en los cultivos y productos derivados, por asuntos económicos que se atravesaron durante la pandemia por la Covid-19 debido a los altos costos en los créditos para el sostenimiento básico de los mismos, es otra de las problemáticas que según la representante de la copropiedad se relaciona con la situación actual.

“El 2022 es una consecuencia de esos dos años fuertes económicamente que se presentaron. Los sobrecostos se dan por el alza en el transporte, la poca producción, las variables de las lluvias y al final el cliente es quien carga con estos costos”, mencionó.

Precios y principales variaciones

Dentro de los alimentos que tienden hoy por hoy al alza en cuando a alimentos relacionados con el agro, encontramos que “la arracacha, la arroba pasó de $30.000 a $35.000 pesos, el plátano paso de estar el kilo a $2.000 a $2.200 pesos, la papa criolla, la arroba valía $40.000 pesos y hoy está en $42.000 pesos y la habichuela paso la arroba de $40.000 a $45.000 pesos”, relacionó Gloria Tejada.

Se mantienen estables

Los que mantienen una balanza medianamente estable son la alverja verde que se encuentra la arroba en $85.000 pesos, el frijol verde a $65.000 la arroba, la papa común en $36.000 y la papa pastusa parda está a $38.000 la arroba, el pimentón y la yuca, que venían con un valor elevado se han normalizado, según cifras de Surabastos.

Frente a los productos que han tendido a la baja se encuentran. “la cebolla cabezona pasó de $35.000 a $30.000 pesos, la cebolla de tallo de $30.000 a $25.000 pesos y el tomate chonto de 25 kilos pasó de $75.000 a $70.000 pesos. En los abarrotes que son esenciales para la manutención de los animales lo que es el maíz, alverja ceca, el aceite, el azúcar, el maíz amarillo y el trillado, así como la harina de trigo; que es lo que tiene más altos costos paso de $30.000 a $38.000 pesos, estos últimos productos de abarrotes han venido en aumento”, comparó la representante de Surabastos.

El tema del desabastecimiento que ha entrado a preocupar a la comunidad huilense por ahora en Neiva no es muy notorio según Andrés Herrera, administrador del depósito Rambo local 113 del bloque D.

“El tema del desabastecimiento es relativo, a veces escasean algunos productos, otras veces no, por el momento hay abastecimiento de todos los productos los precios también son relativos por ejemplo la papa negra, la amarilla y la zanahoria están a $1.500 pesos libra, el tomate la cebolla cabezona se consiguen a 3 libras por $5.000 pesos, la cebolla larga a $1.200 pesos la libra, la yuca está a $1.500 la libra, el plátano está llegando bastante pero costoso”, contó Herrera.

En los locales comerciales

Juan David Rojas trabajador del local comercial Distribuciones Opita Vargas, ubicado en Surabastos, indicó los artículos de la canasta familiar que más aumentado su precio. “El café paso de conseguirse la libra a $9.000 pesos, ahora está en $12.500 y el chocolate está en $6.500, el aceite después de estar a $150.000 la caja de 5 litros está en $155.000 pesos y unidad a $8.000 pesos, el arroz está la arroba en $43.000 pesos, el azúcar está el bulto a $170.000 pesos”.

El maíz amarillo se consigue en $115.000 el bulto y venía de $100.000 pesos, en cuanto a granos, estos se están consiguiendo a $105.000 pesos la arroba la cual venía de $95.000 pesos, la lenteja pasó de $65.000 a $75.000 pesos, y la alverja está en $46.000 pesos arroba.

Uno de los factores que lleva a este significativo incremento en el costo de los alimentos es el transporte de los mismos ya que tal como lo relata Rojas se ha incrementado en un 30% este aspecto.

Juan Miguel Quintero Trujillo es uno de los transportadores que surte de distintos productos a Surabastos y otras centrales de abastos del Departamento y relató que uno de los principales problemas es “los altos costos del combustible y los peajes los cuales son muy altos para nuestros gastos y los fletes; por el alto tráfico de carros se pone muy económico”.

Dentro de los productos que Quintero Trujillo transporta están el azúcar, el arroz y los abarrotes. “A nosotros nos pagan por tonelada transportada, entonces normalmente un flete de Cali a Neiva vale $100.000 pesos y de Neiva a Cali vale $80.000 pesos siendo el mismo destino, la misma ruta y ahí es que viene la desigualdad por la falta de carga del Departamento a otros”.

“Nos preocupa porque las proyecciones es que en un año no vamos a tener mucho qué transportar, entonces va a tocar despachar de otros Departamentos y dejar el Huila quieto”, agregó.

Crisis en el agro

De los alimentos de la cadena alimenticia que más han subido de precio están el huevo que hoy se encuentra en cerca de $15.000 pesos la cubeta, el pollo y la carne, pero todo esto se debe a que “los insumos básicos para la alimentación de los animales como lo es la torta de soya, ineludible en la preparación de cualquier concentrado, juntamente con el maíz ha tenido un incremento del 40% y el maíz importado está con un incremento del 100%. Si vamos a hacer la comparación del año pasado, el maíz importado se conseguía a $800 pesos kilo, hoy está a $1.600”.

Esta cadena de encarecimiento en los costos, sin duda repercute en el incremento de los productos que vienen de una fuente animal y sus derivados. “Ahora, es bien conocido que la guerra entre Ucrania y Rusia ha generado un desabastecimiento mundial en todo lo que tiene que ver con fertilizantes porque es de esos países que llega un porcentaje importante a los países sudamericanos para poder preparar la tierra”, expuso Lara.

Así las cosas y de acuerdo con cálculos realizados por Ramiro, el arroz, por ejemplo, que es uno de los cultivos que más se ha visto afectado por esta situación ha tenido un alza del 48% y “si mañana dijeran se acaba la guerra, las cosas tampoco terminan ahí porque han dañado los puertos y la cadena productiva de esos países también está afectada”.

Adicional a esto, “súmele que hoy hay 455 millones de chinos confinados por Covid, personas que trabajan en fábricas y que producen. Eso va a repercutir a futuro, si bien es cierto que nos veníamos recuperando de la pandemia, pues vamos a tener un retroceso a raíz de ese confinamiento y de una u otra forma nos va a afectar”, añadió.

Según las proyecciones del empresario para de seguir como estamos “para octubre, noviembre y diciembre puede haber un desabastecimiento de alimentos. Es preocupante, porque la comida, así sea cara la compramos, pero si no hay, grave”, aseveró Ramiro.

Las lluvias; otro factor determinante

El IDEAM ha informado en los últimos días que la temporada invernal de incrementará hasta aproximadamente el mes de junio, lo que afectaría de manera precisa al cultivo de alimentos y la comercialización de los mismos.

“Esto es todo un engranaje, por ejemplo, en el Huila hace 20 años no se han hecho mantenimientos preventivos para poder transportar los alimentos, entonces, cuando suceden los desastres naturales es que asumimos las causas. No tenemos una proyección de desastres, necesitamos que todas las agremiaciones nos sentemos a pensar en vías alternas que son para cubrir la parte económica de los campesinos que se colapsan y si llueve las cosas se empeoran”, concluyó Gloria Tejada.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto