Deportes Quindío sufrió un duro golpe el último sábado, cuando se reportó una fuerte explosión en su sede administrativa, en el barrio La Castellana, de Armenia, que dejó vidrios rotos y daños en la fachada. Las autoridades, encabezadas por la policía, adelantan las investigaciones para conocer detalles de lo acontecido y así desenmascarar a los responsables del hecho que no dejó personas lesionadas, como lo informó el coronel José Ramírez Hinestroza.

El cuadro ‘cuyabro’ se pronunció al respecto, horas después de la detonación, y expresó su repudio a este tipo de actos contra las personas que trabajan en la institución, así como el que se presentó un par de semanas atrás, cuando funcionarios del equipo encontraron una corona fúnebre enviada por hinchas, acompañada del mensaje “Nos enterraron en la B”.

La Federación Colombiana de Fútbol (FCF) emitió un comunicado sobre el acto vandálico y le hizo un llamado a los aficionados para que disfruten de la fiesta del balón, sin recurrir a la violencia. “La FCF rechaza vehementemente el atentado con granada sufrido por el club Deportes Quindío. Nos unimos a la voz de protesta del club de Armenia y hoy vemos, con gran preocupación, que se sigan presentando este tipo de manifestaciones en contra del fútbol, como ya lo habíamos expresado el pasado 27 de febrero, cuando los miembros del Real Cartagena, Deportivo Pereira y América de Cali recibieron amenazas”, reza un apartado del documento que compartió, en las últimas horas.

También se sumó la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), pidiéndole celeridad a las autoridades para que esclarezcan los hechos. “La Dimayor y sus 35 clubes se solidarizan con los jugadores, cuerpo técnico, personal administrativo y dirigentes, víctimas de este acto de violencia”, subrayó en el comunicado de prensa al respecto.