Diario del Huila

La poética de “El Barquero de todas las aguas”

Oct 2, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Botalón 5 La poética de “El Barquero de todas las aguas”

DIARIO DEL HUILA, EL BOTALÓN

Martha Cecilia Andrade Calderón

El huilense Guillermo Gordillo Dussán, más conocido en el medio como “Guillo”, se considera juglar, porque ha ido de pueblo en pueblo, de vereda en vereda por los territorios huilenses, contando historias y llevando el teatro ecológico.

Poética palabra polisémica que nos regaló Aristóteles, en su libro “La poética” y luego Horacio la retoma en una de sus obras. Para el caso de la noche de nuestra Tertulia del pasado 28 de septiembre se asumió, como la plantea Valery (1937), la posibilidad para encontrar los rasgos fundamentales de un hacer literario, para identificar su sentir, su espíritu creador aquello que anima a escribir al autor. Objetivo que se logró con la presencia del invitado especial, Guillermo Gordillo Dussán, a quien el Fondo de Autores Huilenses le publicó el pasado mes de julio, su novela, “El Barquero de todas las aguas”.

Un autor empírico, un hacedor de la palabra oral y escrita

El huilense Guillermo Gordillo Dussán, más conocido en el medio como “Guillo”, se considera juglar, porque ha ido de pueblo en pueblo, de vereda en vereda por los territorios huilenses, contando historias y llevando el teatro ecológico. Desde los 7 años es teatrero y su primera actuación la hizo en el colegio Salesiano hacia 1970 con la obra La pasión de Cristo. Ya en 1974, escribe su primera obra dramatúrgica, “La imagen de mi pueblo”, hoy considerada por él, y desde su humor sarcástico, un panfleto político.

Ha incursionado como cuentista y por eso ha sido finalista de algunos concursos de minicuentos.  Hacia 1980 escribe su primera obra de teatro ambiental. Con humildad, pasión y compromiso, considera que pese a no ser bachiller, su gran maestro fue su abuelo, Gabriel Dussán Cuellar, quien a los 4 años lo nutría en el campo de historias, narraciones y cuentos. Y que, por eso, él es un personaje que lo ha acompañado siempre y que aparece en su obra.

Fue así como los contertulios e invitados intercambiaron la percepción del conversatorio, exaltando el gran valor del libro a expensas de la ignorancia territorial que se tiene en el departamento sobre la mitología.

Sombrero y remo para navegar por las letras

El maestro Gordillo ha sido director de teatro, dramaturgo, gestor cultural. Considera que El barquero, nació como narración escénica a partir de los referentes de sus viajes ecológicos por parques y travesías recogiendo historias y leyendas para ser contadas en un lenguaje autóctono lleno de un léxico propio de la región, rico en su glosario y toponimias; desde los ecosistemas del rio Magdalena que a través de los años lo acompañan sus mitos y leyendas, hacen parte de su caudal narrativo.

Aspira a redimir la identidad territorial de huilense, desde ese territorio fluvial “arropado” por las cordilleras, con una gran riqueza de flora y de fauna. Para mostrar lo implícito, lo que está más allá de la realidad de lo superficial, lo que está en el fondo de nuestra cosmogonía para encontrar y motivar a las nuevas generaciones amar y rescatar el abuelo ancestral que duerme en nuestra cultura huilense.

Afirma que el libro es una metáfora de la vida en circunstancias, ecoturísticas ambientales, ecológicas y míticas. Por eso las explicita en la novela como ese gran legado ancestral que hay que rescatar y es ahí la intención de su obra, hecha para ser leída por niños, jóvenes y adultos para que equilibren ese orden natural y cósmico que ha sido destruido y depredado. Así con su sombrero y remo de barquero, “Guillo”, nos deleita con dos fragmentos el primero sobre el nombre del rio:

“Esa noche descansaba en uno de los playones del río de las tumbas, o el gran Guaca-Hayo, llamaban así los ancestros al río Magdalena desde su nacimiento en San Agustín hasta la desembocadura del río Saldaña, en el Tolima. De ahí en adelante tuvo muchos nombres: cuando muere en la mar, en vocablo caribe le llamaron Yuma, cuyo significado es “la lagrima del primer dios”. (P.13)

Y el segundo, con el mito de su nacimiento:

“En su levitar la hermosa ninfa perdonó al pueblo de la montaña y se fue transformando de la cintura para abajo en una larga e inmensa serpiente con escamas doradas (…) Los pueblos pensaron que iban a ser tragados cuando ella vomitó agua, tanta que todo el macizo se inundó y el cristal descendió por las peñas, por los cañones y por el sistema montañoso del Macizo. Nacieron así los ríos, Guaca-Hayo o Magdalena, Patía, Cauca y Caquetá. (p.47)

La playa de la recepción

Fue así como los contertulios e invitados intercambiaron la percepción del conversatorio, exaltando el gran valor del libro a expensas de la ignorancia territorial que se tiene en el departamento sobre la mitología, leyendas, flora y fauna que sitia al gran rio de La Magdalena, como lo bautizaron los españoles.

Desde los fragmentos que leyó el escritor, la invitación a soñar  con sus narraciones, algunos escuchas consideraron que quizás, el libro es más poético que narrativo, pero que la novela combina todos esos lenguajes y permite desarrollar la sensibilidad del lector, esa que se ha perdido.

En definita Guillermo, con su obra nos llama la atención para volver la vista atrás,a la naturaleza, a reconocer los desmanes que el hombre le ha hecho, a recatar los ancestros y las historias que acaudala nuestro mágico rio. No hay duda, “El barquero de todas las aguas” es un buen tratado poético didáctico que permite al lector re-conocer un pasado y mover la conciencia ecológica que hemos perdido. Bien lo escribió uno de los contertulios, Hugo Fernando Cabrera Ochoa:

Gordillo nos enaltece

Con su valiosa presencia

Las palabras son la esencia

Con las que nuestra alma crece.

Homenajes él merece,

Como todos los poetas

Quienes a lectores retan,

Con sus productivas mieses.

Que se repita este encuentro

Para disfrutar con creces.

Un poético resumen de lo vivido en esta interesante tertulia cultural.

Aspira a redimir la identidad territorial de huilense, desde ese territorio fluvial “arropado” por las cordilleras, con una gran riqueza de flora y de fauna.

 

 

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto