Durante los meses de invierno siempre se esperan tragedias derivadas de las intensas lluvias, desbordamiento de ríos, derrumbes, avalanchas, daño en la infraestructura, retardo de las obras públicas y lamentables pérdidas humanas; más si es época cuando se presenta el fenómeno de La Niña marcada por excesos climáticos. Los huilenses estamos asistiendo a las diferentes transformaciones que está presentando el clima, que están ocasionando las variaciones bruscas en las temperaturas que están afectando la dinámica productiva en algunas regiones del país.  La población está siendo afectada por este fenómeno climatológico que, durante el día, los días son soleados aumentando el calor y en las noches se vienen presentando lluvias intensas acompañadas de tormentas eléctricas. Lo anterior ha sido producto del progresivo cambio climático, que se está reflejando en todo el mundo.

En todas las redes sociales y medios de comunicación, se empezaron a difundir las crudas imágenes de la tragedia provocada por una creciente súbita del Río Frio cuando se disponían a atravesar en las horas de la noche del lunes anterior, en el sector de la Batea ubicada en la Vereda El Guadual, jurisdicción del municipio de Rivera, donde el vehículo fuera arrastrado por la turbulencia de las aguas, falleciendo tres de sus cinco ocupantes. Murieron los siguientes diplomáticos: La Cónsul de Panamá en Colombia, Telma Deleise Barria Pinzón, su cónyuge Pedro Cantillo y Nanaia García Losada. Durante estos periodos de altas precipitaciones, los conductores deben tener mesura y raciocinio cuando atraviesan estas zonas de alto riesgo.

El medio ambiente se encuentra en serios problemas para conservar su equilibrio, producto de los drásticos daños sufridos, que han sido causados por la irracionalidad humana y el crecimiento demográfico inadecuado, lo cual ha generado un temor generalizado entre nosotros, porque se encuentra en vilo el bienestar actual y el de las próximas generaciones. Se están presentando grandes transformaciones en el clima y en el entorno, porque en el área de influencia de las cuencas altas de los ríos y quebradas está ocurriendo un creciente deterioro, por el accionar inadecuado de sus moradores. La deforestación progresiva, los incendios forestales y las practicas agroforestales inadecuadas, contribuyen a desestabilizar dichos terrenos, especialmente en las zonas de alta pendiente.

En épocas de verano se presentan incendios forestales y una desaforada deforestación en estas áreas, que debilitan las zonas de ladera provocando en épocas de grandes precipitaciones, deslizamientos de masa de grandes proporciones. Estos desastres naturales, se están presentando en la mayoría del territorio nacional, donde la primera temporada de lluvias, están generando una desestabilización en la dinámica productiva en las regiones afectadas. Las imágenes que han difundido los medios de comunicación son impactantes, sobre esta oleada invernal.