Diario del Huila, Historia

Por: Juan Manuel Macías Medina

El 2020 fue un año complicado para todos por temas de salud pública que afectaron enormemente a toda la humanidad, sin embargo, a unos golpeó más que a otros, ese fue el caso de Jairo Steven, quien luego de salir a compartir con sus amigos a un río encontró la cuadriplejia.

Su mamá, contó detalles de lo que los galenos le diagnosticaron a su hijo hace aproximadamente un año y que puso su situación económica en vilo.

“El 22 de junio del año pasado mi hijo tuvo un accidente. Todo ocurrió cuando mi hijo se fue para un río entre Hobo y Campoalegre, cuando estaban allá, él se tiró a un parte del río que era bajito y tuvo afectaciones desde la vértebra c2 hasta la c6, él en estos momento se encuentra en estado de cuadriplejia”, comentó Ana Lucía Celis, madre de Jairo.

La ayuda de la gente ha sido indispensable para Ana Lucía y para Jairo, quienes han encontrado infinidad de obstáculos para sobrellevar la situación que dejó al joven con imposibilidad para mover sus cuatro extremidades.

“Desde que ocurrió el accidente nos tocó que pedir colaboración porque todo nos tomó por sorpresa, mi hijo estuvo internado un año en la UCI y después de que salió no le asignaron los implementos necesarios para su cuidado, el necesitaba pañales y demás cosas por la condición”, añadió.

La lucha de la madre no sólo ha sido con la condición difícil que le tocó afrontar a su hijo y toda su familia, sino también con el sistema de Salud que, según ella, han dificultado aún más las cosas.

“Después de todo lo que ocurrió y que el hospital no me brindará los implementos necesarios para mi hijo, entonces decidí implementar una acción de tutela y logré que me asignaran pañales, unas cremas y unas sondas para unos cateterismos que se le realizan a él. También está recibiendo unas terapias”, indicó.

Ayuda para las terapias

Aunque luego de interponer tutelas en pro de salvaguardar la vida de su hijo, Ana Lucía logró que la EPS le asignará unas terapias, la madre manifiesta que estas no son suficientes, pues su hijo necesita tratamiento intensivo para evitar que pierda masa muscular y que sus músculos se atrofien.

“En este momento a mi hijo le están realizando unas terapias por parte del hospital y que logré luego de una acción de tutela, pero son solo 40 minutos al día lo que recibe. Estamos pidiendo colaboración para poder seguir haciéndole unas terapias que estamos pagando de manera particular con un señor, él nos cobra 60.000 pesos y se le hacen todos los días”, dijo en medio de la preocupación.

La vida luego de la cuadriplejia no sólo le cambió a Jairo, quien quedó inmóvil en su vivienda, sino también la de su madre, pues aunque volvió a conseguir un sustento, este no es suficiente para la manutención de su hijo.

“La situación es muy difícil porque yo trabajo y no solamente lo tengo a él, yo también tengo una niña de 10 años. Cuando pasó el accidente de mi hijo, yo acababa de terminar en un trabajo, ahora es que volví a trabajar de forma independiente, pero sí, todo es muy difícil”, concluyó.

Ana Lucía ha luchado con tutelas para que el sistema de Salud le brinde garantías a su hijo.