Diario del Huila, Comunidad

Por: David Vásquez

A pesar de que la pandemia ha venido generando diferentes crisis alrededor de los sectores de la ciudad Neiva, no ha impedido que estos vayan avanzando y sigan luchando por lo que cada uno de los habitantes del barrio a manera global necesitan.

Esta es la situación del barrio San Vicente de Paul quienes, por medio de la Junta de Acción Comunal, vienen luchando por conseguir unos conductos de aguas lluvias y la presencia de uno reductores de velocidad lo cuales se han aprobado por parte de la administración.

Este sector está ubicado en la comuna tres la cual es conocida como “entre ríos”, y es uno de las más afectadas por la malla vial. Allí se encuentra el barrio san Vicente de Paul de Neiva, el cual es uno de los sectores más pequeños de la ciudad con alrededor de 5 cuadras y limita con el barrio Caracolí y Rojas Trujillo.

Dentro de la ciudad de Neiva la comuna 3 es una de las más antiguas, lo que hace que algunos barrios aún no cuenten con el alcantarillado nuevo y conductos de aguas lluvias correctamente funcionando, haciendo que las vías se inunden cada vez que llueve en este territorio, por ese motivo habitantes del sector vienen pidiendo ayuda para conseguir estos beneficios de parte de la administración municipal.

A pesar del buen estado de las vías, la presidenta de la Junta de Acción Comunal, María Magaly Roa Rojas, viene pidiendo la instalación de unos reductores de velocidad, ya que los vehículos cuando pasan por las calles del sector, lo hacen a alta velocidad y ya se han registrado varios accidentes. De la misma manera realizaron el proceso para poder obtener el mantenimiento de los conductos de aguas lluvias del sector pues cuando llueve se inunda las carreteras.

San Vicente de Paúl es de los pocos sectores que goza con una malla vial en buen estado.

San Vicente de Paúl es de los pocos sectores que goza con una malla vial en buen estado.

“Esta petición se pasó hace 4 años en la administración pasada pero no obtuvimos respuesta, así que volvimos a intentar haciendo la gestión para la instalación de unos reductores de velocidad y el mantenimiento de los conductos de aguas lluvia, los cuales fueron aprobados a inicio de este 2021, pero ahora nos toca esperar a que se generen los recursos porque, según la administración aún no hay dinero”, dijo la presidenta.

Este procedimiento se venía realizando con las diferentes administraciones de turno, pero ninguna de ellas había accedido a brindar este beneficio, pues se presentaban puras excusas acerca de que existían otras prioridades.

“Desde la administración pasada me viene diciendo que no hay dinero para los reductores de velocidad y ahora menos con esta situación de pandemia que estamos viviendo” comentó Roa.

Sin embargo, los habitantes esperan que siguiendo de cerca los procedimientos correctamente realizados por la Junta de Acción Comunal y la disposición de administración, se conseguirá por medio de proyectos gestionar los recursos necesarios para la realización de los reductores de velocidad, y la situación vivida con los conductos de aguas lluvias.

“Lo que de verdad queremos es que nos cumpla con prontitud, ya conseguimos lo más difícil que es la aprobación, pero ahora la preocupación es cuando lo van realizar pues nos pasó con la pavimentación de la vía que nos aprobaron el proyecto en una fecha, y al año siguiente fue que se llevó a cabo la obra, y pues lo que se está solicitando realmente es una necesidad” mencionó la presidenta de la J.A.C.

Las oficinas de la sede regional del Bienestar Familiar se encuentran en el sector y por este motivo es que nace la necesidad de corregir estas problemáticas, pues el instituto tiene unos horarios académicos, y esto hace que se genere congestionen en diferentes horas.

“Como las vías se encuentran en excelente estado los conductores aprovechan para ir a una velocidad alta en sus automóviles y motocicletas, también lo hacen como vía alterna para saltarse el semáforo que está ubicado en la esquina del bienestar. Pasan súper rápido y hasta ahora han ocurrido alrededor de dos accidentes con dos menores de edad, los cuales se encontraban saliendo del ICBF”, agrego Roa Rojas.

De la misma forma, la presidente dijo que se sentía tranquila pues tenía en su poder la carta de aprobación dada por el ente local encargado de brindar este beneficio, lo cual demuestra que el procedimiento en algún momento se va realizar.

“El día de la aprobación se me dio un documento probatorio el cual certifica la aprobación de los reductores de velocidad y el mantenimiento de los conductos desde el mes de enero, y en ese momento me dijeron que tenía que esperar hasta que se produjera el recurso, que ellos me avisaban y todavía sigo esperando”, afirmó.

Los conductos de aguas lluvias permanecen sucios lo que hace que las calles se inunden cuando llueve.

Los conductos de aguas lluvias permanecen sucios lo que hace que las calles se inunden cuando llueve.