DIARIO DEL HUILA, COMUNIDAD

Por: Hernán Galindo

Cerca de 1.000 alumnos del Corregimiento del Caguán de Neiva, no tienen cómo retornar a la presencialidad ya que desde 2018 están esperando la nueva sede de la institución educativa de la localidad que les socializaron y prometieron dentro de los llamados “Colegios de la felicidad”

Son tres años los que han pasado desde que a los habitantes del Caguán, corregimiento ubicado en el sur de Neiva les dieron la buena noticia que la institución educativa que lleva el mismo nombre del territorio que habitan, “El Caguán”, se convertiría en un colegio moderno con todas las especificaciones, dotado de los elementos necesarios para que los cerca de 1000 alumnos que estudian allí recibieran sus clases en condiciones dignas.

Luis Alberto Polo, presidente de la junta de acción comunal del corregimiento del Caguán, en diálogo con Diario del Huila contó detalles en torno a la frustración que les causa no tener una sede moderna como les prometieron:

“En el año 2018 se inició la socialización, cuando era alcalde el doctor Rodrigo Lara Sánchez. En esa época después de la socialización hablamos en dos oportunidades con el secretario de educación de entonces, Alfredo Vargas, nos dieron tres fechas de inicio de las obras y nunca se comenzaron los trabajos, relata.

Se postergaba la fecha de inicio, se pasó del 2018 al 2019 y mientras tanto llega el cambio de gobierno y sigue la lucha por conocer la realidad de la nueva sede.  Se asiste con la junta donde el alcalde Gorky Muñoz y a la oficina del secretario de educación actual Giovanni Córdoba, agrega.

Nos manifiestan que se iniciaba en 2020 los trabajos y luego aparece la pandemia, se vuelve a dilatar y a aplazar el comienzo del proyecto. Sobre los recursos no está claro, por lo que se envió un oficio a la contraloría municipal sobre el tema y está a su vez le ha dado traslado a la contraloría nacional, para la correspondiente investigación”, manifiesta.

Para Polo, presidente de la JAL en el Caguán, ni siquiera se ha limpiado el lote se envió un nuevo escrito a la administración con copia a secretaría y la respuesta es que no hay recursos y están entonces ahora en el tema de limpiar y adecuar el lote que es propiedad de la administración.

“La novedad ahora es la dimensión del lote que de acuerdo a los planos se redujo acerca de la mitad. Se sienten engañados y lo peor es que la plata no aparece y menos el contratista o quien se apersone del contrato y de las obras prometidas.  La contraloría municipal dice que se ha enviado a la contraloría nacional con copia a la procuraduría para qué se adelante la correspondiente investigación que lleve a conocer de fondo qué pasó o está pasando con los recursos y la realización de las obras del colegio de la felicidad del Caguán”, añade.

“El colegio sigue funcionando en la sede vieja con las mismas dificultades, una sed en mal estado. Es una sede que atiende a cerca de 1000 alumnos entre primaria y básica secundaria. En los últimos contactos con la administración les han manifestado que iban a dar traslado a medio ambiente para que hicieran la campaña de limpieza del lote. Pasó el mes de abril y ya estamos finalizando julio y ni siquiera lo de la limpieza del lote. Agrega.

“Cuando se socializo en octubre de 2018 se conoció al contratista y nunca lo volvimos a ver para nada dice que es un doctor Mota (Mota Engil).El mismo de las obras  del  Gustavo Torres el colegio oficial del claretiano”, cierra.

Juan Carlos Osorio también miembro de la junta y padre de familia de uno de los estudiantes le cuenta a Diario del Huila: “Hay un lote abandonado, no se sabe de los recursos que se asignaron $6.000 Millones en principio, pero nos dicen que son más”.

“Hemos ido con el presidente de la junta a la alcaldía y no nos han dado una respuesta ni nos han dicho que ha pasado, estamos solicitando al señor alcalde que por favor nos colaboren con la construcción de la sede para que el Caguán pueda tener una sede en condiciones adecuadas y no las precarias cómo están ahora”, cuenta.

“Por favor que nos digan que ha pasado o qué va a pasar con la sede nueva, si la van a hacer o no la van a hacer. Desde 2018 nos vienen hablando de la obra y hasta la fecha no ha habido nada en concreto queremos saber qué es lo que ha pasado. Queremos trasladar esa inquietud al secretario de educación Giovanni Córdoba. Está el lote incluso se ha enmontado, han aparecido culebras que llegan hasta las casas”, indica Osorio.

Son 3 hectáreas abandonadas, mientras la sede principal sigue existiendo en el centro del corregimiento y por ahora se había calmado la situación porque se viene trabajando de manera virtual, pero la actual sede ni siquiera tiene internet. En el caso que les obliguen a retornar a la presencialidad, la verdad no hay donde estudiar. Los salones están en un grado tal de deterioro que hasta panales de abejas se observan en los mismos, cuenta con tristeza.

“Las baterías sanitarias y los baños están totalmente deteriorados. Me gustaría que hubiera una nueva una visita de la Secretaría de Educación, para que analicen que, en una eventual presencialidad, los niños puedan volver, pero por el momento no hay condiciones dignas para ello”, sostiene Juan Carlos Osorio.

El estimativo son 1000 estudiantes entre primaria y secundaria, tiene un pequeño en primaria por lo que él y los padres de familia están reclamando un derecho justo para sus hijos. Le pedimos encarecidamente a la administración que nos colaboren.

“En enero viene un estudio con el que se manifestó que había que cambiar de nuevo los planos porque un diseño había quedado mal y hasta la fecha tampoco ha parecido ni el plano ni mucho menos contratista. Primero indicaron que no había viabilidad por falta de agua en el sector donde está ubicado el lote. Ya hay agua, hasta hidrantes se colocaron en el sector. Adicional en diciembre del año pasado una maquinaria hizo la ampliación de redes de alcantarillado y todo está conectado y está listo para que se emprendan las obras y nada de nada”, reitera.

No les han hablado del traslado de la sede, ni qué va a acontecer con la sede central.  En términos generales la preocupación es que ante la orden de volver a la presencialidad no están dadas las condiciones para que los alumnos retornen a las aulas.

Según información del Ministerio de Educación,  en Neiva, se ha contado con una inversión cercana a los $50.531 millones en infraestructura educativa, teniendo aproximadamente el 44% de los aportes por parte del Ministerio de Educación para beneficio de más de 9.000 estudiantes.

En la capital opita, tres proyectos están en proceso de reasignación ya que en su momento fueron entregados al consorcio Mota Engil que no cumplió con lo establecido. Estos son IE Cacique Pigoanza, IE Caguán e IE INEM Julián Motta Salas – Sede Primaria.

Comunidad del Caguán reclama sede que les prometieron desde 2018 para institución educativa

La nueva sede traslada el colegio del centro del Corregimiento a la zona rural.