DIARIO DEL HUILA, COMUNIDAD

Por: Hernán Galindo

Con satisfacción recibieron los vecinos del barrio Ipanema la noticia del destrabamiento y ejecución de las obras para techar el polideportivo, un anhelo de la comunidad desde años atrás.

La alegría la produjo la decisión de La Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, CAM, de autorizar el aprovechamiento forestal de seis árboles que impactaban adelantar el techado, cumpliendo la normatividad ambiental que rige en Colombia.

El centro deportivo está situado en la calle 8 C entre carreras 37 y 38, junto a un conjunto de casas y un edificio, a un costado de una amplia zona boscosa comunitaria, que tiene un pequeño juego infantil, que también tuvo problemas para hacerlo realidad por una queja ciudadana.

Los árboles de la discordia

Según la Corporación, “se trata de seis arboles aislados, un iguá, un payandé y cuatro olivos, que no es nativa de la región ni hace parte de la biodiversidad del departamento del Huila”.

Así lo planteaba el profesor Miller Dussán Calderón, uno de los dos vecinos que se oponían a la construcción, en una tutela que fue declarada improcedente.

“Mientras, yo he recibido más de 200 firmas de personas que respaldan la obra, de la que estamos detrás hace más de 20 años”, contó Jesús Antonio Campo Ramón, presidente de la Junta de Acción Comunal del sector en el oriente de Neiva, a Diario del Huila que hizo una visita al terreno.

La otra noticia con la que nos encontramos es que, con fundamento en la determinación de la CAM, con todos los permisos otorgados y obrando dentro de la legalidad, ya fueron derribados los árboles permitidos y arrancaron los trabajos estructurales.

Recordó que Dussán no pudo demostrar en la tutela que se estuviera causando un perjuicio irremediable ni que se estaba poniendo en peligro un derecho fundamental de la comunidad.

“Es claro, como lo ratificó el fallo de la justicia, que aplaudimos, que está de primero el interés colectivo y el desarrollo sostenible comunitario”, afirmó Campo Ramón, tras señalar que la inversión de techar el polideportivo se produjo en la Alcaldía anterior en 2019.

Y agregó, sin mencionar a Dussán, que “hay gente terca que no da ni ayuda con soluciones a las cosas de la mejor manera. La intolerancia suya hizo mucho daño, aferrándose a unos árboles que dan sombra a unas pocas casas mientras el escenario con cubierta beneficia a toda una comunidad, a muchas personas, niños, jóvenes y adultos”.

Destacó que hace años, junto con vecinos, han sembrado palos en la zona.

Y recalcó que, como acción de compensación, el Municipio entregará 120 plántulas de especies forestales entre maíz tostado, cují, roso cruz, ocobos, carboneros, guayacanes para sembrar en el lugar y en otras áreas estratégicamente ambientales de la ciudad.

La CAM, se comprometió a entregar al Municipio otras 100 plantas de especies forestales, como medida compensatoria, para irrigarlas por la capital del Huila.

Sobre el tema, la Corporación produjo un comunicado donde rechazó que personas inescrupulosas, valiéndose de algunos medios, pretendan desinformar a la sociedad sobre su actuación como autoridad ambiental.

Además, hizo un llamado a la comunidad para que “haga valer sus derechos a través de los mecanismos de participación ciudadana y puedan acceder a proyectos de desarrollo sostenible como el de Ipanema”.

Nos perjudica notablemente, ese señor Dussán, con todos los problemas que ha puesto al bienestar comunal. Que ya acabado con su obstrucción que se proceda, se construya ya la obra que necesitamos, dijo Felipe Melo, residente de un conjunto al lado.

Según Óscar Pinto, residente de Ipanema, “es un proyecto urbanístico y deportivo muy necesario y solicitado por la gente, pues queda lejos de la avenida octava, con poca circulación de carros; detrás de las casas, no hacen ruido quienes lo utilicen”.

Libardo Peralta coincide al señalar que es un espacio perfecto para la realización de actividades deportivas, sociales, lúdicas y de recreación, para uso de niños, jóvenes y adultos, que así tendrán la posibilidad de disfrutar escenarios de integración con justa seguridad, sin salir de la urbanización.

La estructura

Este medio diálogo con encargados de los trabajos ya en desarrollo. Explicaron que la obra consiste en poner una cubierta metálica sobre la plancha de cemento deportiva, se iluminará el sitio con luces led, se harán los desagües correspondientes cumpliendo los diseños técnicos.

“Contamos con todos los permisos de la CAM, fue lo primero que se hizo antes de iniciar las tareas. Pero el asunto de los árboles fue lo que entrabó todo. Nosotros teníamos la preocupación de cumplir el contrato y cumplirle a la comunidad del barrio y a los neivanos, en general”.

La de Ipanema es una de las 10 canchas que se están construyendo en la ciudad, algunas con graderías. En los barrios El Lago, Catleya, Santa Rosa, Portilla, Acacias, Cámbulos, Mártires y Obrero.

“Por todas las interrupciones que hemos tenido aquí estábamos atrasados en la obra. Toda la comunidad está de acuerdo con la estructura, solamente un señor que interfirió y afectó el bien común, pero gracias a Dios ya hubo solución y vamos para adelante”.

En un costado se encuentran restos de los árboles de la discordia.

Opina la comunidad

Jesús Antonio Campo Ramón, presidente de la Junta: “Es una lucha de más de 20 años. Desde la alcaldía de Sixto Cerquera. Estamos muy contentos de cumplirle a la comunidad, sin atropellar a nadie”.

Felipe Regueros: “Al polideportivo le hacía falta la cubierta. Con ella se mejora el escenario y no se afecta a nadie ni a la naturaleza. Está muy bien lo decidido”.

Noelia Sánchez: “Excelente determinación para que la comunidad continúe haciendo distintas actividades, ya no bajo el rayo de sol, sin limitaciones en medio de la pandemia cuando no es posible ir a otros lugares”.

Tarcisio Mora: “Bueno todo, pero especialmente que se le ponga luz. En las noches hay más tiempo para servirnos del espacio. Por ejemplo, para mí, que me gusta el baloncesto”.