Diario del Huila

El hombre que encontró en el boxeo una forma de vida

Feb 17, 2022

Diario del Huila Inicio 5 DH Crónica 5 El hombre que encontró en el boxeo una forma de vida

Diario del Huila, Crónica

Por: Hernán Guillermo Galindo M

Eduardo Coronado Aguirre, a sus ochenta años de edad se mantiene en muy buena condición física y tiene vivos los recuerdos en torno a su carrera como docente y técnico de boxeo, disciplina a la que llegó por casualidad, pero de la que se enamoró al punto de dedicarle parte de su vida.

Eduardo Coronado Aguirre es hijo de un juez de la república, Manuel María Coronado Paredes y una ama de casa, María Inés Aguirre. “Como todas las mujeres de la época, las preparaban para los quehaceres del hogar, les daban estudio hasta quinto de primaria y aprendían a coser, se dedicaban a atender al marido y a los hijos, recuerda. Nació en Yaguará hace ochenta años.

La primaria la hizo en Yaguará, el bachillerato en San Agustín en el Laureano Gómez y luego estudió educación física en la Surcolombiana, para culminar como técnico de boxeo en la Escuela Nacional del Deporte de la ciudad de Cali.

El boxeo en su vida

Eduardo Coronado, es primero deportista de la disciplina de las narices chatas por casualidad. Quien lo descubre es un entrenador venezolano, Juanito Medina, que preparaba un grupo de muchachos en Cali, Eduardo llega a donde entrenan y le propina un golpe sin guantes a uno de esos pugilistas. Medina lo reprende, pero le pregunta dónde aprendió, a tirar ese recto de derecha y es cuando lo vincula al boxeo.

Más adelante ya como técnico y conocedor de la ley marco para la creación de los clubes amateur, motiva a un grupo de amigos crean cinco clubes en Neiva y constituyen la liga en el Huila. Entre los fundadores recuerda a Aníbal Calderón, Andrés Martínez y un grupo al que le gustaba. Lo nombran entrenador de boxeo en 1972.

Sale un tiempo y al regresar se encuentra con la dirigencia del momento que era más política que dedicada al deporte. “Muchos de ellos ni siquiera habían practicado algún deporte en su vida. Eran buenos administradores de la cosa pública, pero malos administradores del deporte”, dice.

Se mantiene en buena forma física y mental.

“El principal inconveniente de los dirigentes de los clubes que trabajan sin honorarios es cuando van a donde administrativos les ponen inconvenientes para atenderlos, eso es lo que los desmotiva y muchos se salen, se cansan de tocar puertas. Esa es la principal falla en el deporte aficionado, que como no pueden acceder a recursos para sus gastos los dirigentes se marginan, lo triste es que eso aún prevalece”, sostiene.

En la segunda etapa como técnico en Neiva hizo campañas en los barrios y con la ayuda de los dirigentes, logró reunir más de un centenar de deportistas, los iba seleccionando y los que tenían condición pasaban para el gimnasio. “Me colaboraban los comerciantes con vendas, zapatos u otras prendas.

Como liga uno de los principales logros fue conseguir que la federación avalara la categoría juvenil que no existía en Colombia”, cuenta.

“La federación realizó el primer campeonato nacional de esa categoría en la ciudad de Pereira en el año 82, en Villavicencio se logró una medalla de plata en la categoría pesos pesados con. Jaime Rubiano. Que pidió que le resolvieran su situación militar como contraprestación por la medalla.

Otra medalla de plata se logró en Apartado con Luis Alberto Losada que también era peso pesado, le ganó por puntos un cartagenero, José del Carmen Bravo que hacia sus últimas peleas como amateur, ya tenía contrato para pelear como profesional”, recuerda.

“El primer campeonato en el 72, Jesús Conde en Barranquilla, un mosca ligero, 48 kilogramos, lo descalificó un exentrenador que apareció como juez.

Yo representé al Huila dos veces en el Valle del Cauca era peso mosca los 51 kilogramos, pero aquí no sabían que yo existía, participé en Cartagena y Medellín, no me iba mal” dice.

“Fui educador yo vengo de familia de docentes, me gusta, pase al deporte como un propósito”

Se casó con una Elizabeth Trujillo pensionada de la Caja Nacional de Previsión, “tengo tres hijos; Gloria Liliana que es docente, un varón que se llama Andrés Coronado, es periodista y trabaja en la gobernación y la menor Maira Alejandra que es auxiliar de enfermería. Vivo con ella y mi mujer, ya soy bisabuelo, tengo una biznieta, Greta de 14 meses, una nieta de 4 añitos, Maite que parece la mama mía”, relata con alegría.

“Se define más bien como flemático, pero a veces cuando las cosas no salen como quisiera explota.  Así como explota en poco tiempo vuelve a la calma total. Nada de rencores, porque eso no es bueno para uno”.

Otra de sus especialidades es la kinesiología, que practica, lo llaman para hacer recuperación de pacientes que sufren lesiones o que son operados. “No me disgusta que me digan sobandero, yo aprendí en la escuela nacional del deporte, cada entrenador aprendía las lesiones de su deporte y cómo manejarlas hasta que lo atendiera el médico.

Descubrí que tenía actitudes para el manejo de los traumas y he hecho cursos con médicos alternativos, estoy capacitado y certificado, como anécdota dice que sus últimos años de trabajo fue en salud, publica antes de las EPS, el jefe era el doctor Víctor Andrade y con orgullo relata que fue uno de sus pacientes”.

3204276235 o el 322 4325656 lo pueden localizar, “ahí se hace lo que se puede concluye.

Eduardo Coronado es además kinesiólogo.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto