Diario del Huila, Comunidad

Por: Hernán Guillermo Galindo M

Uno de los asentamientos legalizados el año pasado en Neiva, es el barrio La Victoria en la comuna diez. 75 de los más de 150 propietarios esperan desde marzo de 2021 por sus escrituras. Claman, así mismo que les pavimenten la vía principal.

Los moradores del barrio La Victoria, pasaron de la alegría en marzo del año pasado por dejar de ser un asentamiento a convertirse en un barrio más de la comuna diez en el oriente de Neiva, a la incertidumbre por la falta de legalización de las escrituras de sus predios.

La legalización de los asentamientos implica la incorporación al perímetro urbano y de servicios, cuando a ello hubiere lugar y la regularización urbanística del asentamiento humano, sin contemplar la legalización de los derechos de propiedad en favor de eventuales poseedores.

Nubia Perdomo, presidenta de la Junta de acción comunal del sector le contó a Diario del Huila, la situación por la que atraviesan, ya que con la entrega de la resolución 003 de diciembre 29 de 2020 daban por hecho que esto implicaba la escrituración de sus lotes. La resolución la recibieron de manos del alcalde en ceremonia especial el 9 de abril de 2021.

En verano no es tan grave, pero en invierno se pone difícil.

“Nos legalizaron a partir de marzo del año pasado y llevamos ese tiempo esperando las escrituras, nos dijeron que eso iba despacio, pero seguro y a la fecha no hemos recibido nada. Sin la escritura no podemos acceder por ejemplo a los programas de mejoramiento de vivienda, sin las escrituras no hacemos nada”, relata la presidenta.

La lideresa recordó que fueron más de diez años de lucha para que los legalizaran.

“Vivo en el sector desde hace 39 años, en principio la lucha fue por conseguir la instalación de los servicios públicos. Tenemos energía eléctrica, gas y agua, con el esfuerzo y trabajo de los líderes comunales que han emprendido todo tipo de proyectos para poder llevar hasta sus casas los servicios públicos vitales”, dice. Hace cuatro años lograron que les instalaran el alcantarillado con lo que ya tienen los servicios públicos básicos.

“Esto apenas comienza, les dijo el propio alcalde Gorky Muñoz. El proceso es como cuando un niño va a caminar, primero gatea y luego da los primeros pasos, hasta llegar a caminar”, manifestó el mandatario al momento de entregar la resolución de legalización del barrio. “Claro que entendemos, pero ya nos preocupa la demora de las escrituras, dice Nubia.

Así estaba hace un año la vía principal.

“No contamos con buenas vías de acceso y no nos aprueban nuevos proyectos hasta tanto no tengamos las escrituras. Siempre esa fue la respuesta cuando no estábamos legalizados, pero es igual ahora sin escrituras”, relata María Ortiz una de las 75 beneficiadas con la legalización.

Los moradores tampoco podían postularse para los subsidios que otorga el Gobierno porque no tenían escrituras. “Ahora con la legalización podrán acudir a los entes encargados para mejorar los servicios públicos y las vías. Asimismo, con las escrituras que los acreditan como propietarios podrán acceder a los subsidios y ayudas del Gobierno para mejorar sus viviendas, por eso nos urge la entrega de las escrituras”, agrega.

La circunvalar del oriente

Nubia Perdomo, presidenta de la Junta retoma el diálogo con Diario del Huila y se refiere a otra promesa que les han hecho desde hace once años que tiene la junta. “Al pedir que nos arreglen la vía principal, siempre nos han dicho que está incluida en el proyecto de la circunvalar del oriente y por eso no le meten mano. Pero la pregunta es ¿cuándo veremos la circunvalar del oriente?”

La dificultad para el tránsito de vehículos es evidente.

“Sabemos que no hay plata, que nos pavimenten, así como está la vía, recuerde que esta es una vía de mucho movimiento, entran y salen volquetas del tomo, sacan material todos los días, hay tráfico pesado de cultivadores de la vereda El centro que sacan sus productos por la misma vía y nosotros somos los que tenemos que aguantarnos el polvo. Hay gente enferma de asma, mi mamá que es una señora de edad, por ejemplo”, agrega.

“Nadie dice vamos a arreglar la vía o hagamos una minga y entre todos metamos el hombro y la mejoramos, la mayoría como solo van y vienen de paso, poco les importa el beneficio de los moradores de un barrio recién legalizado como el nuestro”, sostiene Mario Ramírez, otro de los beneficiarios.

Por esta vía sale y entra maquinaria pesada para el cultivo de arroz en la vereda el Centro, luego sacan en camiones el arroz ya para ser procesado, siempre vemos tanto los camiones como la maquinaria pesada y las volquetas dejando el reguero de arena y nadie dice vamos a arreglar a pavimentar esto, añade.

Los niños que deben acudir al bienestar de la 19 con 54 o a las instituciones educativas de las Palmas, el Enrique Olaya Herrera o el Luis Humberto Tafur son otros de los afectados. Son muchos los que padecen enfermedades respiratorias.

Por esta calle transitan carros pesados todos los días.

En total son 75 familias que se legalizaron del anterior asentamiento, pero en total son unas 112, con las que deben ser reubicadas por estar en zona de alto riesgo como la cercanía a un afluente.

“Los predios que no fueron legalizados en su mayoría son por problemas ambientales, pero a través de la Secretaría de Vivienda, estas familias pueden ser reubicadas, no se van a quedar sin vivienda”, dice María Perdomo, también integrante de la Junta de acción comunal de La Victoria.

Finalmente, la presidenta de la Junta de acción comunal, Nubia Perdomo manifestó, “nosotros necesitamos urgentemente las escrituras para poder decir que tenemos vivienda digna”.

Este barrio es de gente humilde, trabajadora en su mayoría que trabaja en construcción o en servicios varios, celadores, ornamentadores, en fin, cada quien se rebusca el sustento y el de sus familias. “Usted viene entre semana y son contaditos los que encuentra en la casa, ya que la mayoría trabajamos”, indica.

Cifras de la administración

En la capital del Huila, según la Administración Municipal, existen 117 asentamientos sin legalizar, a lo largo y ancho del municipio. Estos asentamientos llevan más de 20 y 30 años conformados y por ende no pueden acceder a inversiones que mejoren su calidad de vida. Hasta el momento, solo 28 asentamientos están legalizados en Neiva.

La actual administración ha legalizado diez asentamientos de diferentes sectores de Neiva. Algunos de ellos venían con un proceso avanzado de años atrás. En la Comuna 10, por ejemplo, se han legalizado los asentamientos Neiva Ya, Palmas II, San Bernardo, Sector Barreiro y Camelias y están cerca de una posible legalización Machines, Palmas III y ‘Álvaro Uribe’.

El polvo es lo que más molesta a los moradores de la Victoria.