Diario del Huila

Mauricio Rodríguez, una vida “cheverísima”

Abr 2, 2022

Diario del Huila Inicio 5 DH Crónica 5 Mauricio Rodríguez, una vida “cheverísima”

Diario del Huila, Crónica

Por Hernán Guillermo Galindo M

Mauricio Rodríguez, llegó a este mundo, en Honda Tolima, pero a los tres meses se lo trajeron para Neiva en donde ha vivido casi toda su existencia. Ha sido docente, locutor musical, director de orquesta, pero ante todo compositor. Sobre su vida le contó a Diario del Huila.

Mauricio Rodríguez, recuerda a sus padres, Rogelio Rodríguez y Mercedes Rodríguez, los dos de origen campesino, él de La Dorada Caldas y ella de Guadalupe en el Huila.

Siempre vivieron en lo que es hoy el Diego de Ospina en la calle 2 con carrera 15. En el sector entre el Colegio Salesiano y el barrio Obrero transcurrió su infancia.

Los primeros años de estudio fueron en la escuela central Ricardo Borrero Álvarez. “Eran tiempos en los que no había agua, faltaba la energía, en una Neiva apenas en desarrollo”, dice Mauricio. El bachillerato lo hizo en la Normal Superior que quedaba en Quebraditas y posteriormente lo pasaron al María Auxiliadora en donde se hizo normalista.

A nivel profesional inició Administración de Empresas y por un problema con un docente en esa carrera, se pasó a Administración Educativa en la que se graduó, pero la paradoja es que nunca fue rector.

Fue docente durante 17 años con el magisterio a nivel oficial, actividad que combinó con otras que lo fueron encaminando hacia su destino que era la música, como compositor y director de orquesta.

La docencia le ocupaba medio tiempo de su diario quehacer, por lo que se interesó por la radio, como locutor musical.

La música en su vida

Tanto en la docencia como en la radio, su inclinación era hacia el arte, lo cultural, la música, en la que encontró y desarrolló su vocación por la composición.

Tuvo una etapa como bailarín en tiempos en los que ingresó al Instituto de Cultura a estudiar música y al grupo de danzas de Humberto Garzón, pasa al ballet folclórico de Ketty Castillo, y cuando ella se va, asume como director del Ballet Folclórico del Huila.

Lo de escribir le viene desde el colegio en donde elaboraba pequeñas obras de teatro que a la vez dirigía. “Los compañeros de la radio se burlaban y me decían en el caso de la radio que yo le robaba las composiciones a un viejito que vivía a la orilla del rio”, comenta alegremente.

Se enamoró y compuso la primera canción de tipo romántico, dedicada a la novia que le cautivó el corazón, pero también le nació la inclinación por las letras de doble sentido, la primera canción que pega es, “pégate para que veas”, un bambuco fiestero para las festividades de San Pedro. Le sigue a nivel nacional “El moño”.

A Mauricio Rodríguez,  lo que lo introdujo en la música como productor y director musical hasta llegar a tener su propia orquesta fue la radio, nombres como los de Nelson Puentes y Juan Rodrigo Cante hombres de radio de la época llegan a su memoria. Fue realmente Nelson Puentes quien lo contactó con Hercovalle, Hernán Colorado Vallejo, que tenia disquera, se contactaron y le envió canciones que arreglaba con Héctor Cedeño músico que se las grabó y le mandaron el primer éxito nacional que fue el disco del año en la voz de la India Meliyarà.

Comenzó “pégate la rodadita”, “El moño”, “La monedita”, los numero uno “Corazón desconsolado”, que grabó Armando Hernández; Noel Petro pegó “la sardinita” y “por ahí por ahí suavecito”, luego el Loco Quintero con el “tingo tango”. Esto llevó a Mauricio a aprender de música, la sabe leer, pero asegura que no se considera un gran ejecutante.

Lo de la Cheverisima

Mauricio Rodríguez se va a vivir a la casa de Rey Cedeño que era el director musical de La Grandiosa, comienza a viajar con ellos, como una especie de manager, a la vez era el presentador, graban un disco e incluyen tres temas suyos, hasta que la orquesta se disgrega y como ya había aprendido del negocio, toma la decisión de ir a grabar su propio disco en Medellín.

“Pero no tenía orquesta, paso por donde Rito Antonio Polo, programador musical conocido, y me pregunta, ¿cómo le va a poner al grupo?, tenía pensado el grupo Chévere, Polo le sugiere que le ponga la Cheverisima de Mauricio Rodríguez, para que nadie le pudiera robar el nombre. Ya había un nombre, pero no existía la orquesta”, comenta a manera de anécdota.

 Favio Hernández, el fundador del grupo Baché le propone que les preste el nombre y lo involucran en el tema de las orquestas. La marca era suya y todos se comenzaron a entender con él para lo de los contratos y es cuando en una disidencia, nace el grupo Baché y Mauricio se queda con la Cheverisima que lleva 34 años de creada, con 17 larga duración producidos.

Actualmente Mauricio vive en Miami, Estado Unidos. Karla Patricia, una de sus hijas se fue para ese país y adquirió la nacionalidad. “Nos pidió a Sandra Lozada, la mamá y a mí, ya tenemos visa de residentes”, menciona. En septiembre iniciaron una gira internacional por España. Desde Miami, manejó los negocios en Colombia con Producciones Mauro que tiene en este momento pegado al grupo Veneno, ocupa primeros lugares en el carnaval de Barranquilla, es 5 en el top de Olímpica Barranquilla. Cantina Orquesta, y Crazy Band de música alternativa, son otros de sus productos, señala el cheverisimo Mauricio Rodríguez.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto