Diario del Huila, Comunidad

Por: Hernán Guillermo Galindo

El plantel educativo día a día trabaja con el fin de superar el impacto de la pandemia, la virtualidad, las marchas y protestas y fortalecer la seguridad interna. Diario del Huila recorrió la universidad para conocer un poco el panorama.

Luego de más de año y medio de pandemia por el Covid 19, las universidades del país avanzan en sus sistemas de regreso a la presencialidad, sin descartar de lado el tema virtual para aquellos estudiantes que tomen la decisión de no asistir al campus universitario.

En el caso de la Universidad Surcolombiana que tiene la gran noticia de que los estudiantes están volviendo a los salones ya que las directivas se han preparado para recibirlos de manera segura.

“Las universidades han dado el máximo de disponibilidad posible dentro de las condiciones de bioseguridad que se debe mantener y de garantías de usos de espacios para que esto se dé. Esta nueva realidad nos permitirá en esa proeza de valor de darle a los jóvenes la formación que ellos requieren”, dijo un directivo de Ascun.

En estos días se adelanta el proceso de matrículas para el segundo semestre de 2021.

Opinan los estudiantes

Y es que sin duda los jóvenes son los más interesados en retornar a los campus universitarios, según las consultas realizadas por Diario del Huila, que además habló sobre el tema con el vicerrector académico.

“Es muy interesante el pronto regreso a la normalidad y es que los estudiantes no solo recuperen los espacios para las clases sino para el relacionamiento con sus compañeros. Son dos temas muy importantes en la formación general del alumno”, comentó Ricardo Rojas, egresado de derecho de la Usco.

Sin embargo, como otras universidades en el país, también hay modelos o esquemas híbridos para que las personas que no asistan a la presencialidad puedan recibir sus clases a través de la virtualidad.

“Creemos en la importancia de la educación presencial. Las circunstancias han sido difíciles, pero el panorama es alentador. Queremos regresar a las clases, cumplir todas las disposiciones de los gobiernos nacional y local. Pero estamos preparados para regresar”, manifestó el docente Miller Roa.

“Las universidades en el país han dado el máximo de disponibilidad posible dentro de las condiciones de bioseguridad que se debe mantener y de garantías de usos de espacios para que esto se dé. Es importante valor de darle a los jóvenes la formación que requerimos”, comentó Marcela Galindo, estudiante de Contaduría, tras destacar que virtualidad nunca remplazará la enseñanza presencial.

La mascarilla seguirá siendo obligatoria tanto en espacios cerrados como abiertos de las facultades para estudiantes, docentes y trabajadores, así hayan recibido las respectivas dosis de vacuna contra el Covid.

De esta manera la Universidad Surcolombiana intenta volver a la normalidad después de superar los inconvenientes que le generaron la pandemia y sus consecuencias que obligó al cierre de las aulas y trasladarse a la virtualidad.

Plazoleta interna de la universidad Surcolombiana.

Vandalismo, otro problema

Aunque no fue el único problema. También se cuenta la serie de marchas y de protestas dentro del paro nacional que sacudió el país, que en muchos casos derivaron en desordenes y violencia por grupos y personas infiltradas.

“Hubo gente que se aprovechó de movilizaciones legítimas para causar caos, anarquía y violencia. Donde los llamados ‘primera línea’ le crearon la imagen a la Usco de ser su fortín. Porque cometían excesos y se escondían a las malas y abusivamente al interior de la Universidad en la sede central”, señaló Jorge Puentes, alumno de educación física.

Y señaló que las actividades académicas, las clases, son el mejor espacio para el diálogo, la discusión y el encuentro.

“El hecho de que estudiantes, principalmente encapuchados, hayan permanecido en las calles y hayan estado inmersos en la dinámica de resistencia, ha tenido una repercusión en el desarrollo de las actividades académicas que hizo mucho daño a todo el estamento educativo de la Usco”, explicó un joven estudiante de ingeniería, que pidió no ser identificado.

Y lo señalado tiene razón porque más del 50% de las 34 universidades públicas del país suspendió o tuvo afectaciones en su calendario académico por cuenta del paro nacional y las manifestaciones violentas, según datos del Ministerio de Educación.

Parqueaderos casi llenos que reflejan el retorno de profesores y estudiantes a la presencialidad.

Para responder a acusaciones a veces con o sin criterio ni conocimiento, que se le han hecho a la universidad de ser supuestamente un nido de vandalismo, afectando la imagen de la institución, las directivas trabajan en medidas de muestra de paz, de cultura y de sana convivencia al interior del alma mater.

“Esperamos que todas las autoridades de la Universidad y civiles, desde un enfoque social integral, nos ayuden a hacer frente a un fenómeno complejo que requiere acciones urgentes. Lo importante es la educación, la protesta pacífica y convivir en paz”, sostuvo Clemencia López, de derecho.

Vicerrector Académico

Benjamín Alarcón, vicerrector académico del centro de educación superior atendió las inquietudes de Diario del Huila sobre la manera en que se ha venido avanzando en la normalización de todos los procesos en la USCO.

La universidad está en condiciones normales de funcionamiento y la modalidad en la que se están desarrollando las actividades académicas es la alternancia. “Una vez tomamos el control de la universidad invitamos a profesores y estudiantes a que intensificáramos la alternancia, pero con mayor presencialidad. Muchos de los educadores y estudiantes se volvieron a ver la cara después de más de un año, lo que ha sido placentero para nosotros”, comentó.

El vicerrector destacó que se pudo constatar que los hechos que afectaron la normalidad como los paros y marchas, fueron ocasionados en buena medida por jóvenes ajenos a la universidad e incluso algunos venidos de fuera del departamento. “Pero eso es cosa del pasado y desde hace casi dos meses no se ha vuelto a presentar, eso desapareció”, agregó

Poco a poco se va observando estudiantes en los pasillos.

El primer periodo académico de este año terminó el primero de octubre y el segundo periodo académico se iniciará este 25 de octubre, contó el directivo y manifestó que además tocó apretar el calendario académico, toco correr todas las etapas como matrículas que es un proceso complejo por la recepción de documentos, liquidaciones y demás detalles que implica este trámite.

“La razón fundamental de iniciar el segundo semestre el 25 de octubre obedece a que el Ministerio de Educación estableció el lineamiento que si los estudiantes querían beneficiarse con la matricula cero, la universidad tenía que iniciar clases a más tardar el primero de noviembre”. Argumentó Alarcón.

Aunque el dato es cambiante, son unos 2.300 los estudiantes que pueden acceder a este beneficio de los cerca de 14.000 estudiantes de pregrado y postgrados en las sedes de Neiva, Garzón, La Plata y Pitalito.

Por último, el vicerrector comentó que alcanzaron a considerar volver a la presencialidad total desde este 25 de octubre, pero una vez analizadas una serie de situaciones como que varios de los estudiantes retornaron a sus lugares de origen, varios no se han vacunado y que el gobierno nacional mantiene la emergencia sanitaria. Así que por ahora continuarán las clases en alternancia en la universidad Surcolombiana.

Aspecto de los salones del alma mater.