Diario del Huila, Enfoque

Por: Juan Manuel Macías Medina

La emergencia por Covid-19, obligó a los feligreses a asistir de manera virtual a las eucaristías, en Semana Santa, las misas virtuales han sido tendencia, sin embargo, no han logrado la asistencia que normalmente se da en estos tiempos.

Víctor Ordoñez, vicario de la Diócesis de Neiva, manifestó que, en algunas parroquias, se ha visto gran afluencia de personas de manera virtual.

“Nosotros manejamos en las parroquias Facebook y Youtube, el martes pasado, en la misa crismal tuvimos un pico de 200 personas conectadas. La Catedral reúne 150 o 200 personas en una eucaristía”, agregó.

El aforo de la Catedral Primada de Neiva, según el vicario, es de 240 personas. A una eucaristía en la catedral, según el párroco, asisten en la virtualidad cerca de 240 personas, según él, las cifras no son puntuales debido a que una conexión, puede reunir varios miembros de la familia.

Víctor Ordoñez, vicario de la Diócesis de Neiva, manifestó que, en algunas parroquias, se ha visto gran afluencia de personas de manera virtual.

Víctor Ordoñez, vicario de la Diócesis de Neiva, manifestó que, en algunas parroquias, se ha visto gran afluencia de personas de manera virtual.

“A la catedral pueden asistir 240 personas en presencialidad, de manera virtual entran 150 o 200 personas, pero cabe aclarar que una persona que asiste una misa de manera de manera virtual también asiste con su familia, los feligreses están asistiendo”, sostuvo.

Ordoñez, expresó que la afluencia de personas de manera virtual ha sido amplia, sin embargo, hay sitios de la ciudad en donde las personas, debido a la dificultad que encuentran para acceder a la tecnología, prefieren la presencialidad. “Yo soy párroco de una iglesia del sur, aquí, las personas no tienen muchas veces los medios para asistir de manera virtual, les toca asistir”, concluyó.

Monseñor Froilán Casas, resaltó que la virtualidad no reemplazará la presencialidad, sin embargo la tecnología, de manera obligada, fue la única herramienta que encontró el cristianismo para no alejarse de los feligreses.

“No es lo mismo asistir de manera virtual, la presencialidad es fundamental. Por la pandemia nos tocó someternos a esta realidad, pero este distanciamiento va en contra del ser humano porque todo ser humano necesita reconocimiento. Las plataformas que existen ahora agilizan procesos, pero también están mutilando la realidad humana de encontrarse con el otro. En el caso de la virtualidad, la hemos venido aprendiendo, pero a razón de la pandemia porque muchas personas no pueden asistir, sin embargo, eso no va a ser lo común”, manifestó.

El obispo, agregó que, gracias a la gestión de cada párroco en la ciudad y la devoción de los feligreses, los templos de la ciudad de Neiva, cuentan con plataformas virtuales para llegar a la comunidad.

Monseñor, aseveró que aunque la pandemia ha obligado a la virtualidad, esta, no reemplazará la presencialidad.

Monseñor, aseveró que aunque la pandemia ha obligado a la virtualidad, esta, no reemplazará la presencialidad.

“Con la ayuda de Dios vamos a tener pronto la presencialidad, para dotar las iglesias de equipos tecnológicos, cada padre ha pedido a la gente bondadosa recursos para poder cumplir con la cita así sea de manera virtual”, dijo casas.

Al finalizar, Monseñor, aseveró que se realizaran trabajos con el fin de incentivar la presencialidad en los feligreses, pues las parroquias, “no son empresas online”.

“Pasando la pandemia vamos a hacer control para disminuir la virtualidad, nosotros no somos empresas online, los templos no son sitios inteligentes ni nada de eso, no se puede sustituir la relación personal. El mundo de hoy está generando un hombre robotizado y el ser humano así, puede caer en depresión. Los países con más desarrollo son los mismos que tienen mayor índice de suicidio”, finalizó Monseñor.