Diario del Huila

Vivir para el último día

Jun 12, 2023

Diario del Huila Inicio 5 1 5 Vivir para el último día
Advertisement

Por: GERARDO ALDANA GARCÍA

Si Colombia entera supiese que, al país solo le quedaría un día de vida, solo veinticuatro horas antes de desaparecer por completo; tal vez la conmoción interior de sus ciudadanos sería comparable al desahuciado cuyo aliento ha queda prescrito a escasos meses. Posiblemente, cada connacional se ubicaría en su entorno familiar; si, junto a los seres más amados y muchos de ellos, olvidados; pero también buscaría aproximarse a los más odiados. A los primeros, para decirles cuánto los ha amado; a los segundos, seguramente para pedirles perdón por las ofensas que le ha propinado, muchas de ellas de forma injusta. En medio del drama, cada persona buscaría una especie de auto absolución por los desaciertos, y probablemente se mostraría más amoroso y humilde. Despedirá de si, para siempre, cualquier asomo de odio u orgullo, de mezquindad y envidia. El amor propio cedería su vasto imperio al altruismo. La humanidad viviría un extraño e ideal estado de conciencia en donde por primera vez habría paz.

Por supuesto que es una locura pensar de esta forma; posiblemente infantil, dirían algunos lectores. Se imaginan un escenario de fraternidad en donde los altos dirigentes del pacto Histórico se abracen con los número uno del Centro Democrático? O ¿qué tal, una iglesia llena de oraciones unánimes entre milicianos de las disidencias de las Farc y miembros de facciones de las Autodefensas?. Me sumerjo en una imagen en donde Francia Márquez y María Fernanda Cabal lloran juntas, abrazadas a los pies de su mismo Dios. Y los beligerantes jóvenes de la Primera Línea, ahora encendiendo velas cuyas flamas son animadas por un sentimiento de reconciliación con policías heridos. ¿Cuáles armas y cuáles mayorías para gobernar?. Nada de eso importaría. Sería un solo sentimiento unido por el amor hacía sus congéneres.

Esto que ilusamente ilustro, lo saben las familias cuyo ser querido ha partido de forma inusitada. Y lo supieron perfectamente los judíos a la espera de la cámara de gas preparada por Hitler y sus hombres. En una situación así, los colombianos posiblemente sentiríamos que solo habría una manifestación humana para aborrecer, para odiar: la guerra, viva manifestación del ansía desmedida de poder y la soberbia de hombres y mujeres que vivieron buscando la oportunidad de crecer a costas de su congénere. El siguiente poema intitulado: QUE SI LLUEVE,  autoría del suscrito, puede sugerir la aspiración de un colombiano cuya vida sabría que se iría en solo un día. Que si llueve, mi corazón palpite en el horizonte/. Que al concierto de lluvia y luces, los niños encuentren cálido regazo/. Que junto a la fiesta de las raíces, muera la sed de venganza/. Que en el impetuoso río, sucumba la mordaza que acalla a las hijas de Natura.

En todo caso, una forma de lograr que Colombia pueda llegar a vivir tan bello estado psicológico de sus ciudadanos, es empezar a vivir en la intimidad de cada individuo y en el seno de cada familia, los sentimientos del último día que quedaría para vivir.

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?