¿Estamos preparados para esto?

Es una de las preguntas que me vengo haciendo desde que empezó la pandemia, donde la mayoría de eventos y actividades se trasladaron a la virtualidad